El Sindicato Independiente de Trabajadores y empleados de las Islas Baleares (SITEIB) denunció ayer que la Empresa Martín SA, que presta servicio entre Alcúdia, Inca y Palma, obligó a continuar trabajando a un conductor cuando acababa de ser agredido. El trabajador había puesto en conocimiento de sus superiores que había sido atacado en Consell por un padre y su hijo.

Desde este sindicato se calificó el trato dispensado a este trabajador por sus superiores «es intolerable». En concreto esta organización sindical indica que las imágenes «demuestran la brutal agresión sufrida, también acreditan la situación de shock psicológico en que quedó el chófer».

Al parecer solo cuando el conductor se negó a continuar con su jornada laboral, y comunicó que necesitaba ir al hospital con carácter urgente para ser atendido, se le permitió abandonar su puesto de trabajo para recibir atención médica.