Suscríbete Caso Abierto - Diario de Mallorca

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siete años de cárcel por violar a una conocida en un descampado

El hombre arrebató el móvil a la víctima, la metió por la fuerza en un coche y la forzó a mantener relaciones sexuales en la zona de Son Oliva

El hombre condenado, durante el juicio en la Audiencia Provincial de Palma. L.M.

La Audiencia Provincial de Palma ha condenado a siete años de cárcel a un hombre por violar a una mujer, con la que tenía encuentros sexuales esporádicos, en un descampado en Son Oliva. La sentencia señala que el acusado arrebató el móvil a la víctima y la metió en un coche bajo amenazas de muerte, donde la desnudó y la forzó mantener relaciones. El fallo declara al procesado autor de un delito de agresión sexual y, además de la pena de prisión, le impone otros cinco años de libertad vigilada.

Los hechos, según la sentencia de la sección primera de la Audiencia, ocurrieron en la noche del 27 de junio de 2020. El acusado, marroquí de 39 años, y la víctima se conocían desde hacía un tiempo y solían quedar para salir de fiesta o tomar algo. El hombre recogió a la mujer en su domicilio y ambos se dirigieron a un lugar que no ha podido ser determinado, donde mantuvieron relaciones sexuales. Después, se dirigieron en el vehículo a otra zona, donde estuvieron consumiendo alcohol.

Hacia las dos de la madrugada la mujer le pidió que la llevara a casa. El acusado se negó y le respondió que quería tomar otra copa y consumir cocaína. Esta vez se desplazaron hasta un descampado, que según explicó el hombre se encontraba en la zona de Son Oliva. La víctima insistió en que quería irse a su domicilio y el procesado reaccionó arrebatándole el teléfono móvil y tirándolo por la ventanilla.

Ahí comenzó una discusión entre ambos y el acusado salió del coche. Cuando la mujer hizo lo mismo para recoger el teléfono, él la acusó de haberse quitado 300 euros y le exigió que se los devolviera. Acto seguido, se hizo con el bolso de la víctima y lo vació. La mujer consiguió recuperar su móvil y llamó a un taxi para que fuera a recogerla, pero como no sabía dónde estaba con precisión, pidió a la empresa que le enviaran un WhastApp para poder enviarles la ubicación.

El acusado se abalanzó entonces sobre ella, volvió a quitar el teléfono y la obligó a entrar de nuevo en el coche mientras le decía que iba a matarla.

Tras conseguir meterla por la fuerza en la parte trasera del vehículo, la sujetó y le rasgó la ropa, tras lo que la penetró contra su voluntad. La sentencia señala que la mujer no opuso entonces resistencia «ante el estado de agresividad del procesado y las expresiones intimidatorias que le profería». De hecho, el tribunal destaca la explicación que ofreció la víctima cuando el fiscal le preguntó en el juicio: «¿Cómo no iba a consentir bajo los temores que tenía? ¿Qué más podía hacer?». También resalta que la violación se produjo en un descampado, donde «no tenía posibilidad de recibir ayuda». Tras la violación, el hombre llevó a la mujer a su casa y esta avisó enseguida a la Policía, acudió a un hospital para ser examinada y presentó una denuncia.

La Audiencia considera que estos hechos constituyen un delito de agresión sexual e impone al hombre una condena de siete años de prisión y otros cinco de libertad vigilada, con un programa que será determinado cuando cumpla la pena de cárcel. La víctima renunció a ser indemnizada.

Compartir el artículo

stats