Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los análisis no detectan tóxicos en los casos de pinchazos de Balears

Un joven denuncia a la Policía que se durmió tras notar una punción y le robaron la cartera

Los análisis no han detectado presencia de sustancias tóxicas en los casos de siete jóvenes que han referido haber sufrido pinchazos en zonas de ocio nocturno de Balears que están siendo investigados por la Guardia Civil y la Policía Nacional. El último se produjo en la madrugada del sábado en un local de la Playa de Palma. Según denunció la víctima, un joven español, notó un pinchazo al que inicialmente no dio importancia, pero horas después, cuando ya estaba en otro lugar, se quedó dormido y le robaron la cartera. Agentes de las Fuerzas de Seguridad hacen un llamamiento a la calma, al considerar que la expectación provocada por estos casos puede generar falsas alarmas y refieren un caso detectado en la península, en el que se descubrió a un joven que propinaba pinchazos con un palillo como broma de mal gusto.

La Guardia Civil está investigando seis casos de pinchazos registrados en Eivissa y Mallorca. Tres de ellos han sido denunciados por las víctimas y los otros tres no, aunque los agentes han abierto diligencias de oficio. En ninguno de los casos los análisis practicados han detectado la presencia de sustancias extrañas en las víctimas. Ninguna de ellas habría sufrido abusos sexuales.

Por parte de la Policía Nacional se cuenta solo con una denuncia por un caso similar. Durante el pasado fin de semana, el 091 acudió a dos requerimientos en los que inicialmente referían haber sufrido pinchazos, en el Paseo Marítimo y la Playa de Palma, aunque posteriormente los dos se descartaron. El único caso denunciado hasta ahora en Palma es el de un chico que en la madrugada del sábado manifestó que había notado un pinchazo en un local nocturno, al que inicialmente no dio importancia. Horas después, cuando estaba en otro lugar, se quedó dormido y le robaron la cartera.

Fuentes de las Fuerzas de Seguridad explicaban ayer que hasta ahora los casos de supuesta sumisión química investigados durante los últimos años son muy raros, y se trataba de jóvenes a las que presuntamente suministraron alguna droga en la bebida. También destacan la dificultad que supone inyectar una sustancia a una persona en estas condiciones, ya que no basta con pinchar con una jeringuilla, sino que hay que inyectar su contenido, para lo que se necesitan varios segundos.

Pese a realizar una llamada a la calma, las Fuerzas de Seguridad mantienen una especial vigilancia y están investigando todos los casos detectados.

Compartir el artículo

stats