La Guardia Civil ha detenido a tres familiares de la localidad de Sant Joan, dedicados al negocio agrícola, que están acusados de un delito de coacciones y otro contra el derecho de los trabajadores.

Todo el caso arranca el pasado mes de abril. En una finca particular de Sant Joan un trabajador sufrió un accidente laboral con un tractor. La víctima quedó atrapada al volcar el vehículo, mientras estaba realizando tareas de mantenimiento en la finca.

El hombre resultó herido de gravedad y fue trasladado al hospital de Son Espases. Fueron tantas las lesiones que sufrió que los médicos tuvieron que operarle hasta en tres ocasiones. Aunque se ha do recuperando de las heridas, todavía arrastra secuelas graves como consecuencia del accidente.

Para aclarar lo que había ocurrido, los investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil tuvieron que esperar varias semanas a que la víctima mejorara de las lesiones que sufría. La intención era tomarle declaración a este hombre, para conocer más detalles del accidente. Mientras se recuperaba los agentes tomaron declaración a varios testigos. Así, los investigadores llegaron a la conclusión de que este hombre llevaba, al menos, tres años trabajando en esta finca, sin que el propietario le hubiera dado de alta en la Seguridad Social. Lo más grave es que el trabajador desconocía esta falta de contratación, dado que los empresarios le afirmaron que su situación laboral se había regularizado.

También averiguó la Guardia Civil que uno de los familiares, mientras se recuperaba el herido, se puso en contacto con la pareja de la víctima. Le intentó convencer de que no denunciase los hechos. Además, también pretendía que la mujer contara que su marido estaba paseando junto a sus hijos cuando ocurrido el accidente. El objetivo era que no aflorara ningún vínculo profesional con la víctima. La mujer, que se sintió coaccionada, se negó a cumplir todas estas indicaciones.

Ante las pruebas y sobre todo por la gravedad del accidente sufrido por un trabajador que no estaba contratado, la Guardia Civil detuvo a los tres familiares.