El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 20 años de prisión para un hombre que arrolló con un coche robado a una veintena de jóvenes que se encontraban a las puertas de una discoteca de s’Arenal, de los que cuatro resultaron heridos, dos de ellos menores.

La Sala desestima el recurso de Gerardo J.I. contra la resolución del TSJBaleares que redujo de 24 a 20 años la pena impuesta por la Audiencia Provincial de Palma. Este tribunal le condenó por cuatro delitos de homicidio intentado y le impuso, además de la pena de prisión, la prohibición de acercarse a los cuatro heridos ni comunicar con ellos durante ocho años e indemnizaciones que oscilan entre 1.100 y 9.571 euros. Los hechos ocurrieron la madrugada del 6 de abril de 2019 a partir de una serie de discusiones en el interior de una discoteca en Palma entre el condenado y su grupo de amigos con otro grupo de amigos, entre los que estaban los cuatro que atropelló después. El condenado salió fuera del local para pelearse con uno de los chicos de aquel grupo y terminada la pelea, Gerardo J.I. se subió a un coche junto a otras personas y cuando se alejaba del lugar, le dijo al chico «te voy a matar».

Apenas diez minutos después, cuando ya había cerrado el local y en la puerta se encontraba un grupo numeroso de jóvenes, apareció circulando a gran velocidad y en dirección contraria el vehículo con los amigos de Gerardo J.I. y tras él iba otro coche conducido por el condenado, también a gran velocidad, que constaba como robado.

Dice el tribunal que «con la intención de causar la muerte de las personas allí congregadas (...) de manera voluntaria y consciente y no por un fallo mecánico del coche, frenó dicho vehículo, y lo dirigió directamente contra dichas personas, es decir, realizando un trompo, embistió a las personas en la puerta del local, llevándose por delante un árbol que decoraba la calle, y colisionando contra la estructura de vallas y material de un edificio en obras».

Inmediatamente, Gerardo J.I. se bajó de dicho vehículo y huyó con sus amigos.