Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden dos años de cárcel por llevarse datos de clientes de una empresa

El acusado reconoció en el juicio que descargó bases de datos antes de marcharse a otra compañía competidora

El trabajador acusado, con camisa blanca, ayer en el juicio. M.O.I.

La fiscal reclamó ayer una condena de dos años de prisión para un hombre acusado de llevarse datos de clientes de una empresa de Palma para la que trabajaba a otra compañía que le contrató. El sospechoso, imputado por un delito de revelación de secretos, admitió en el juicio que utilizó esta información para captar clientes en su nuevo puesto. El responsable de la empresa que le fichó, para quien la sociedad perjudicada reclama que se cierre su negocio durante dos años y le indemnice con casi 300.000 euros como responsable civil, negó tener conocimiento de estos hechos y afirmó que los datos en cuestión no eran secretos porque estaban disponibles en internet.

El trabajador encausado reconoció en la vista oral que diez días antes de presentar su dimisión en la primera empresa descargó en su ordenador personal varias bases de datos con información sensible, ya que hacían referencia a clientes de la entidad.

El procesado fichó poco después por la segunda compañía, donde utilizó estos datos para llevarse clientes. El hombre declaró en la vista oral que sus jefes eran conscientes de esta situación.

La Policía, que recibió una denuncia por estos hechos, acabó llevando a cabo un registro en la empresa. Los investigadores descubrieron que el acusado había enviado correos electrónicos a direcciones contenidos en las bases de datos robadas . A preguntas de su abogado, el hombre explicó que colaboró en todo momento con la Policía Nacional.

El director general de la empresa investigada, juzgado como responsable civil, declaró que no tenía conocimiento de que el sospechoso se hubiera llevado información de su antiguo trabajo. «No son datos secretos, se pueden encontrar en Google», declaró el hombre, que insistió en que no se aprovechó de los datos sustraídos y señaló que contrató al procesado «por su experiencia» pero lo despidió pocos meses después por baja productividad.

Compartir el artículo

stats