Agentes de la Policía Nacional arrestaron el pasado jueves en Palma a un hombre de 63 años que ha sido denunciado por dos mujeres de su familia por haber abusado sexualmente de ellas cuando eran niñas. Una de las víctimas relató que sufrió los abusos sexuales de forma reiterada entre los seis y los doce años de edad. Cuando una familiar de esta joven se enteró de que había puesto una denuncia, manifestó que ella también había sufrido abusos por parte del mismo hombre cuando tenía seis años.

La investigación de la Unidad de Familia y Mujer (Ufam) de la Policía Nacional se inició a raíz de la denuncia de una joven, que manifestó que cuando era niña, entre los seis y los doce años de edad, había sufrido reiterados episodios de abusos sexuales por parte de un tío suyo.

Según esta denuncia, los primeros hechos ocurrieron cuando tenía unos seis años de edad y estaba con su familia en una autocaravana. La joven recordaba que la mayoría de sus familiares salieron y ella se quedó limpiando el interior del vehículo en compañía de su tío. El hombre le propuso entonces un juego, y empezó a someterla a tocamientos sexuales, que cesaron cuando regresaron los otros miembros de su familia.

La mujer explicó que estos episodios de abusos se fueron repitiendo a lo largo de los años. El hombre aprovechaba cuando su sobrina se quedaba a dormir en su casa. Esperaba a que su mujer se fuera a la cama , y abusaba sexualmente de la niña.

Esta situación se prolongó hasta que la niña tuvo doce años, cuando dejó de ir a dormir a casa de su tío. Sin embargo, nunca se atrevió a contar a nadie los abusos que había sufrido. Tuvo que pasar cerca de una década, hasta que ya convertida en adulta, había decidido presentar la denuncia ante la Policía.

Fue entonces cuando los agentes de la Ufam de la Policía Nacional abrieron una investigación para esclarecer los hechos y tomaron declaración de varias personas que podrían haber sido testigos.

Y durante estas pesquisas policiales apareció otra joven, también familiar del sospechoso, que manifestó que ella también había sufrido abusos sexuales por su parte cuando tenía seis años de edad. Esta víctima indicó que su caso estas prácticas no se prolongaron mucho en el tiempo, porque dejó de ir al domicilio del hombre.

Explicó que cuando se quedaba en la casa del denunciado, tenía que compartir cama con el hombre y su mujer, y que cuando se quedaba dormida, él la sometía a tocamientos hasta que se despertaba.

Esta mujer tampoco había comentado nunca estos hechos a nadie, pero al saber que una de sus familiares había denunciado al hombre por abusos sexuales, decidió hacer lo mismo.

Los investigadores de la Policía Nacional, tras recabar todos estos testimonios, procedieron a la detención del sospechoso, de 63 años, como presunto autor de dos delitos de abusos sexuales continuados a menores.

El detenido fue puesto a disposición del juzgado de guardia de Palma y quedó en libertad con cargos tras prestar declaración.