El recepcionista de un hostal de Son Armadams, en Palma, resultó herido de gravedad el martes de madrugada al ser apuñalado por un atracador que se llevó el dinero que había en la caja del establecimiento. Una patrulla de la Policía Nacional arrestó al delincuente poco después en las inmediaciones del lugar, descalzo y con manchas de sangre en la ropa. Los agentes le intervinieron el dinero del botín y un cuchillo.

El asalto, según informa la Policía Nacional, ocurrió a las dos de la madrugada del martes, en el interior de un hostal de la barriada palmesana de Son Armadams. Un joven que esgrimía un cuchillo entró en el establecimiento y se dirigió al cuarto en el que se encontraba el recepcionista del turno de noche.

El asaltante le amenazó con el arma blanca para que le entregara el dinero que tuviera en la caja, pero el hombre se negó. La víctima mantuvo un forcejeo con el delincuente hasta que cayó al suelo. El ladrón aprovechó esa circunstancia para sustraer la caja registradora y se dirigió con ella hacia la salida.

El cuchillo intervenido al arrestado.

El cuchillo intervenido al arrestado. CNP

El trabajador, sin embargo, se levantó y alcanzó al asaltante en el vestíbulo del establecimiento. Los dos hombres mantuvieron un nuevo forcejeo. Fue entonces cuando el ladrón le lanzó varias puñaladas al empleado que le alcanzaron en el brazo y le ocasionaron cortes profundos. El delincuente se escapó con el dinero.

Una patrulla de la Policía Nacional llegó al lugar poco después y encontró al hombre herido rodeado de manchas de sangre. Los agentes solicitaron una ambulancia urgente, que trasladó a la víctima a un hospital donde fue atendido de las lesiones que sufría.

Mientras tanto, las patrullas de servicio realizaron batidas por los alrededores y poco después localizaron, en una calle cercana, a un joven sospechoso. Iba descalzo y tenía manchas de sangre en la ropa.

Los agentes cachearon al joven y descubrieron que llevaba encima una cantidad de dinero, presumiblemente el botín del robo, y un cuchillo con restos de sangre.

El sospechoso resultó ser un joven español de 23 años, que fue detenido como presunto autor de un delito de robo con violencia.

Los agentes comprobaron que el detenido tenía una orden de detención por la Unidad de Familia y Menor (Ufam), el grupo especializado en casos de violencia de género y delitos relacionados con menores, de la comisaría de Policía de Torremolinos (Málaga).

El arrestado fue conducido a los calabozos de la Policía antes de pasar a disposición judicial.