Una joven de 24 años ha sido imputada por un delito de conducción temeraria por escapar a gran velocidad de un control de la Policía Local de Palma. Durante una larga persecución recorrió media ciudad, se saltó semáforos en rojo y señales de ceda el paso, y estuvo a punto de provocar varios accidentes. Finalmente logró huir, pero la Policía Local había anotado su matrícula y la ha identificado.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado sábado. La Policía Local había instalado un control de alcoholemia en el Paseo Marítimo y los agentes indicaron a un Audi A1 con cuatro jóvenes a bordo que se detuviera. La conductora hizo un amago de parar, pero se dio a la fuga a toda velocidad. Varios vehículos policiales salieron en su persecución.

El coche circuló a gran velocidad y sin respetar las señales ni los semáforos por Marqués de la Cenia hasta la avenida Sant Ferran para volver a la zona del Pueblo Español y la Travesía de Jesús. Finalmente eludió a sus perseguidores al meterse en una calle muy estrecha, donde el furgón policial no pudo entrar. Los policías tenían su matrícula y la conductora ha sido identificada e imputada por conducción temeraria.