En la Audiencia de Madrid

El asesino de la hija de su expareja reconoce que tenían una relación secreta y que la mató de varias puñaladas

El hombre, que se enfrenta a 16 años de prisión, ha reconocido la totalidad de los hechos que se le imputan, en la primera jornada del juicio que arrancaba hoy

Un hombre mata a puñaladas a la hija de su expareja y se autolesiona en un piso de Vallecas

Un hombre mata a puñaladas a la hija de su expareja y se autolesiona en un piso de Vallecas / EMERGENCIAS MADRID

Tamara Morillo

Tamara Morillo

"¿Tuvo una relación en secreto con la señora Rubi? “Sí”. ¿Es cierto que le asestó varias puñaladas con un objeto afilado y monocortante?" "Sí". "¿Es cierto que ella no se pudo defender? "Sí". "¿Es cierto también que la señora Rubi confiaba en usted?" "Sí". Escueto, con la mirada fija en la mesa, aunque sin titubear, R.J. ha reconocido que degolló y apuñaló hasta la muerte a la joven en su piso de Vallecas.

Se llamaba 'Rubi', tenía 20 años, y murió asesinada el 28 de diciembre de 2022. "Sí" a todos los hechos que se le imputan, ha admitido hoy. "Sí" a todas las preguntas de su abogado, que ha especificado también que el acusado sufre un Trastorno Adaptativo Mixto y un Trastorno Límite de la personalidad.

La compararecencia del acusado, que ha durado escasos minutos, es la única que ha protagonizado la primera sesión sesión del juicio -con jurado popular- que arrancaba hoy en la Audiencia de Madrid.

R.J., 37 años, origen peruano, se enfrenta a 16 años de prisión, por matar a Rubi (E.R.), hija de la que había sido su expareja meses atrás, con la que tenía -en secreto- una relación.

Horas con el cuerpo

Lo mató a mediodía, confirmó la investigación. Durante horas permaneció en su casa con el cadáver. Hasta las diez de la noche, que entró un compañero de piso y vió sin vida a la mujer. El mismo que alertó a los servicios de emergencia de que había una persona apuñalada en el interior de su vivienda. El hombre, que vivía junto al acusado en el número 37 de la calle Palomeras, en Puente de Vallecas, Madrid, alertó: “hay una joven de 20 años cubierta de sangre”. No respiraba. Era Rubi.

Varias puñaladas

"El día 28 de diciembre de 2022 sobre las 10:21 horas el acusado se reunió con la joven en las inmediaciones de la estación de metro de Nueva Numancia”, describe el escrito de acusación al que ha accedido el portal de Investigación y Sucesos de este grupo editorial, “y tras permanecer juntos toda la mañana” se desplazaron hasta el domicilio de él, en el barrio de Palomeras (Vallecas, Madrid). "La joven cortó el cabello al acusado". Tras picar algo, "sobre las 13:00 horas, el varón, con ánimo de acabar con la vida de la mujer, la atacó con un objeto afilado".

“Sí", ha confirmado él.”.  Solo ha respondido a preguntas de su abogado, pese que en la sala se encontraban también letrados de la acusación, Fiscalía y el abogado de la Comunidad de Madrid.

Un hombre mata a puñaladas a la hija de su expareja en Vallecas, Madrid

PI ESTUDIO

Relación Secreta

Ambos, según apunta el Ministerio Público, tenían en secreto una relación. “Sí”, ha afirmado también él.

"Desde que en el mes de mayo de 2021 (Rubi) vino a España desde Perú y se reunió con su madre", describe la fiscal, convivió con los dos y "comenzaron, al poco tiempo de iniciarse esa convivencia, una relación sentimental que ambos mantuvieron en secreto y de la que la madre no se apercibió".

La relación con ambas, lejos de ser idílica, acabó en el juzgado. El 22 de diciembre, una semana antes de asesinar a la joven, el hombre había sido condenado por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº 7 de Madrid. "Se condena a R.J. a 10 meses de prisión, 22 meses de prohibición de aproximarse a menos de 500 metros  y 22 meses de prohibición de comunicar con ellas por cualquier medio". No pasaron 24 horas y, el acusado

se saltó la prohibición.

El último día que se vieron fue el 28 de diciembre, el día que la mató

"Con total desprecio a dicha resolución judicial, entre las 14:04 y las 14:08 horas del día 23 de diciembre de 2022, realizó 4 llamadas al teléfono que utilizaba en esa fecha E. R. (Rubi)".

Tras las llamadas del día 23, primer contacto tras la orden de alejamiento, "el día 24 él se reunió con ella y estuvieron paseando por el barrio de Fuencarral y el parque de El Retiro, y el día 26 de diciembre", describe la Fiscalía, "se reunió con ella en la estación de Metro de Delicias. Él le entregó a ella dinero, comida y una carta en la que le pedía perdón por los hechos ocurridos el día 22". El último día que se vieron fue el 28 de diciembre. Ella murió.

Intento de suicidio

Las heridas descritas, letales, hablan de hasta tres cortes en el cuello y varias puñaladas en el pecho. "Causaron la sección de arteria subclavia derecha, preservando arteria carótida común derecha y corte del lado derecho del tiroides y la perforación del peto costal a ambos niveles que atravesó ambos pulmones de arriba abajo produciéndose la muerte de la agredida por shock hemorrágico". Se desangró.

Él "convivió con el cadáver sobre la cama varias horas", apunta la investigación. Ante la llegada de policías y sanitarios, se infligió varias lesiones con el mismo cuchillo con el que había acabado con la joven.

Fue trasladado al hospital en estado grave. El día 31 de diciembre de 2022 ingresó en prisión, a la espera de un juicio que ha arrancado este lunes. Está acusado de dos delitos: homicidio y quebrantamiento de medida cautelar.

La Fiscalía, y la Comunidad de Madrid consideran probado que aquel 28 de diciembre mató en su casa a Rubi. Él hoy a confesado los hechos. El fiscal pide para él 16 años de prisión.