El mallorquín del fraude millonario de las criptomonedas creó 90 empresas

La sede del fraude de las criptomonedas en Sant Miquel. | B.RAMON

La sede del fraude de las criptomonedas en Sant Miquel. | B.RAMON / lorenzo marina. palma

Lorenzo Marina

El cerebro de una estafa de más de 100 millones de euros con inversiones en falsas criptomonedas tenía su cuartel general en Palma. Para camuflar el rastro del dinero había creado más de 90 empresas distintas. La Guardia Civil le detuvo por este fraude a gran escala en el que al menos 3.000 personas habrían resultado afectadas.

El epicentro del cabecilla de esta organización se encontraba en pleno casco antiguo de Palma. En concreto en el número 30 de la calle Sant Miquel. El principal sospechoso se ocultaba entre pisos de numerosas entidades financieras.

Los inversores creían estar comprando criptomonedas a un elevado interés y sin asumir ningún riesgo. Una denuncia en Álava destapó el fraude. En realidad su dinero había ido a parar a países de fuera de la Unión Europea.