La Guardia Civil, en el marco de la operación Firewood, ha detenido en Málaga a los ocho integrantes de una organización cibercriminal de ámbito internacional que estafó más de 800.000 euros a través de internet a pymes de Palma, Ibiza y otras ciudades españolas.

El ‘modus operandi’ que empleaban era el denominado ‘Business Email Compromise’ o robo de correo de empresa, aunque también se han detectado otras estafas de las conocidas como ‘nigerianas’ a particulares como la estafa del amor, la herencia del pariente lejano o del militar en misión internacional.

El importe de las estafas superan los 800.000 euros y han podido ser bloqueadas 23 cuentas con un importe recuperado o bloqueado que supera los 260.000 euros, según informó el instituto armado.

Los detenidos, todos residentes en Málaga, están acusados de delitos de organización criminal, estafa agravada, falsificación de documentos públicos y privados, descubrimiento y revelación de secretos y blanqueo de capitales. Dos de ellos han ingresado en prisión.

La investigación permitió frustrar varias estafas antes de que las víctimas tuvieran constancia de las mismas, contando para ello con el apoyo de la Guardia Civil de Málaga y la colaboración de Interpol, Europol, Mossos d’Esquadra y Cuerpo Nacional de Policía.

Las empresas víctimas de los hechos se encuentran ubicadas e, Palma, Ibiza, Alicante, Barcelona, A Coruña, Cantabria, Gran Canaria, Granada, Lugo, Murcia, Segovia, Sevilla, Toledo, Valencia, Madrid, Valladolid y Zaragoza, así como en Hungría y Rumanía.

La banda suplantaba a una de las dos empresas que realizan la transacción, habitualmente a la que reclama el pago mediante una factura proforma, y cambiaban la cuenta del banco donde realizar los pagos, de manera que la transferencia sea realizada a una cuenta controlada por la red.