Un equipo de los Bombers de Mallorca sofocó ayer por la tarde un incendio que destruyó un Seat Seiscientos que circulaba por la carretera de Sant Llorenç a Artà.

El fuego se declaró sobre las tres y media de la tarde, cuando un hombre circulaba en el histórico turismo por la vía y se percató de que el motor se había incendiado. El conductor pudo detenerse en el arcén y salir del coche sin sufrir daño.

Una dotación de los Bombers acudió al lugar y sofocó el fuego, pero no pudo evitar que el coche quedara destruido.