Suscríbete Caso Abierto - Diario de Mallorca

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden cuatro años por grabar un vídeo sexual a una joven y enviarlo por Whatsapp

La víctima negó que hubiera dado el consentimiento para captar las imágenes ni para difundirlas

El acusado de un presunto delito de revelación de secretos, ayer, en el juicio. L.MARINA

«No sabía que era un delito. Grabé el vídeo con el móvil para echarnos unas risas». Con estas palabras el acusado de grabar un vídeo sexual y enviarlo luego por Whatsapp, reconoció los hechos en el juicio celebrado ayer en Vía Alemania. La fiscal pide para el procesado una pena de cuatro años de prisión por un presunto delito de revelación de secretos.

Los hechos que se enjuiciaron ayer en el Juzgado de lo Penal número 2 de Palma tuvieron lugar en una hora no determinada del 24 de junio de 2021 en un domicilio de Palma. De acuerdo con el escrito del ministerio público, el encausado grabó a la denunciante con su teléfono móvil mientras estaba manteniendo relaciones sexuales con dos amigos.

Según la acusación pública, la captación de las imágenes en vídeo a la joven con el teléfono móvil se produjo «sin que ella se apercibiese en ningún momento de que estaba siendo grabada». La fiscal, en su escrito y como luego haría la denunciante durante su comparecencia en la vista, aseguró que esta grabación se efectuó «sin que esta hubiese prestado su consentimiento».

Con posterioridad, el autor de la grabación del encuentro sexual se lo envió por Whatsapp a los dos jóvenes participantes. En cambio la chica, tal y como declaró en el juicio, era ajena por completo y desconocía que se hubiera captado las imágenes en vídeo.

Pelea en plaza de España

La fiscal resaltó también que estas imágenes también habrían sido difundidas por uno de los receptores a terceros. Este hecho ha dado lugar a otra causa.

Durante su comparecencia, el acusado negó que hubiera subido el vídeo a las redes sociales. De hecho aseguró que se limitó a difundirlo a un reducido grupo de Whatsapp.

Por su parte, un policía declaró que la grabación de dicho vídeo fue el origen de una pelea entre dos grupos en la plaza de España. Los bandos eran los tres jóvenes contra amigos de la chica.

Durante las conclusiones, la fiscal se ratificó en su petición inicial de cuatro años de prisión para el acusado por un presunto delito de revelación de secretos. Por su parte, el abogado defensor, Miguel Ángel Cardell, pidió la libre absolución de su cliente al considerar que no estaba acreditado que no hubiera consentimiento.

Compartir el artículo

stats