Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

El juez ve riesgo de nuevos altercados en Porreres e imputa seis delitos a los acusados

El magistrado sostiene que los sospechosos actuaron de forma «intimidatoria, hostil y humillante» contra el jefe de la Policía Local y su familia - Están imputados de atentado, lesiones, coacciones, daños, amenazas y desorden público

Uno de los jóvenes encarcelados, el jueves al ser puesto a disposición judicial en Manacor. GUILLEM BOSCH

Los tres jóvenes detenidos por las agresiones al jefe de la Policía Local de Porreres, Sebastià Mora, y otras personas tras un altercado durante una fiesta el pasado fin de semana ingresaron ayer de madrugada en prisión por orden judicial. Uno de ellos quedó en libertad horas después tras depositar la fianza de 3.000 euros fijada por el juez, beneficio que no acordó para el resto. El magistrado de guardia de Manacor considera que existe riesgo de que se produzcan nuevos ataques contra el policía y atribuye a los acusados una actuación «intimidatoria, hostil y humillante» hacia Mora y su familia.

En los autos de prisión se imputa a los acusados delitos de atentado contra agente de la autoridad, lesiones, coacciones, amenazas, daños y desórdenes públicos. El juez se basa en la investigación de la Guardia Civil y en las declaraciones de varios testigos. Relata que los hechos ocurrieron entre las tres y las cuatro y media de la madrugada del pasado domingo en el campo de fútbol de Porreres, donde se estaba celebrando una fiesta. El magistrado considera que existen «indicios suficientes» de que los tres jóvenes y dos menores edad -también arrestados- agredieron al jefe de la Policía Local «por el mero hecho de que se acercó a llamar la atención a un grupo» que había increpado a unas chicas.

Los acusados lanzaron amenazas contra Mora antes de ser expulsados del recinto. «Sé dónde vives», «te voy a matar», le dijeron. Poco después, «sabedores de dónde vivía» el jefe policial, se dirigieron a las inmediaciones del domicilio del agente. Armados con piedra y palos, rodearon el coche de Mora cuando este regresaba a casa con su mujer y su hija menor de edad. Golpearon el vehículo, cuyos daños han sido tasados en unos 3.000 euros, y obligaron a la mujer del policía, que iba al volante, a realizar «una maniobra para evadirse del acometimiento».

Después de este segundo ataque, los acusados regresaron al campo de fútbol «con ánimo de seguir causando un grave desorden». En el recinto, sostiene el juez, atacaron a la multitud «con palos y piedras al grito de ‘os mataremos’». Entonces se produjo una nueva riña tumultuaria, con lanzamientos de piedras y nuevas agresiones. Uno de los acusados provocó una fractura en una mano a una mujer.

El juez destaca la «gravedad de los hechos» y justifica el ingreso en prisión preventiva de los tres jóvenes -como solicitó el fiscal- por las elevadas penas que acarrean los delitos imputados y el riesgo de fuga que eso supone. Además, sostiene que existe peligro de que ataquen de nuevo a Mora y su familia o provoquen nuevos altercados graves. El abogado de los tres acusados, Diego Wencelblat, recurrirá la decisión del juez al entender que las pruebas «no son concluyentes» y no se cumplen los requisitos para decretar prisión provisional.

El Ayuntamiento pide «calma»

También el Ayuntamiento de Porreres teme una «escalada de violencia». En un comunicado conjunto, todos los partidos con representación en el consistorio -El Pi, Més, PP i PSOE- condenaron «todas las formas de violencia» del pasado domingo. En el documento hacen un llamamiento «a la calma» y reclaman «unidad y firmeza» ante los graves incidentes ocurridos. «En ningún caso la respuesta a un conflicto puede ser la agresión, las conductas discriminatorias o el rechazo social», señalan. Además, piden «respeto» para las investigaciones judiciales y «no caer en juicios paralelos» que «solo servirán para encender más el fuego».

Compartir el artículo

stats