Nuevo jefe de la Policía Nacional

José Luis Santafé: "Gracias por confiar en aquel muchacho de Malasaña que quería ser policía"

El comisario José Luis Santafé toma posesión del cargo de jefe superior de Policía de Baleares arropado por decenas de agentes, jueces, militares y empresarios

José Luis Santafé toma posesión de su cargo como nuevo jefe superior de la Policía Nacional en Baleares

G. Bosch

Xavier Peris

Xavier Peris

El comisario José Luis Santafé (Madrid, 1965) tomó ayer posesión del cargo de jefe superior de Policía en un solemne acto al que acudieron decenas de oficiales y policías, así como representantes de otras fuerzas de seguridad, la judicatura, el ejército, la empresa y la sociedad civil.

El nuevo jefe superior agradeció sus superiores por «confiar una vez más en aquel muchacho del barrio de Malasaña que en la década de los ochenta deseaba con todas sus fuerzas ser policía, en un entorno que empujaba a acabar siendo todo lo contrario». En su presentación, la delegada del Gobierno, Aina Calvo, que se refirió a Santafé como «nuestro querido comisario», destacó «la defensa que ha hecho siempre de sus agentes, su extraordinaria humildad y su compromiso como servidor público». Cerró el acto el director general de la Policía, Francisco Pardo, que emplazó a Santafé a ser «impecable en tu comportamiento e implacable con los que se desvían de nuestros principios y valores».

El acto, que se celebró ayer a mediodía en el salón de actos de la Gerencia Regional del Catastro, en Palma, contó con la presencia de decenas de agentes y oficiales de la Policía Nacional, así como miembros de otros cuerpos de seguridad, representantes de la judicatura y la fiscalía, la cúpula del Ejército y empresarios y otros miembros de la sociedad civil. 

El director general de la Policía, Francisco Pardo, y el director adjunto operativo, José Ángel González, se desplazaron exprofeso desde Madrid para apoyar a Santafé en su toma de posesión.

La delegada del Gobierno, Aina Calvo, destacó en su alocución la «dilatada experiencia de nuestro querido comisario», y destacó que la mayor parte de su carrera se ha desarrollado en Baleares. Calvo destacó que «ser policía es mucho más que una forma de ganar un salario, es defender la libertad, aunque te vaya la vida en ello».

Santafé, por su parte, agradeció la confianza depositada «en aquel muchacho de Malsaña». El nuevo jefe superior destacó que el nombramiento tiene un significado especial, «pues supone un respaldo a un grupo de personas que fuimos injustamente cuestionados (...) cuando solo pretendíamos que se impusiese la verdad y la justicia». También recordó los grandes éxitos policiales en los que ha participado en los últimos años en la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado, las redes de inmigración ilegal, la violencia de género y los delitos de odio, con una mención especial para el trabajo de las unidades de seguridad ciudadana.

El director general de la Policía, Francisco Pardo, pidió a Santafé que no se preocupara por ocultar su emoción. «Hay quien cree que bajo este uniforme tiene que haber acero, pero lo que tiene que haber es corazón». Y destacó esta faceta en el nuevo jefe superior: «No se puede ser un buen policía si no eres una buena persona». Le exhortó a ejercer el liderazgo dando ejemplo de entrega y finalizó con una cita del Quijote: «Cada cual, Sancho, es hijo de sus obras».