Los dos jóvenes británicos de 21 y 22 años que fueron detenidos por propinar una paliza a un taxista en la madrugada del pasado martes en Magaluf quedaron en libertad con cargos ayer por la tarde tras depositar una fianza de 7.000 euros. Mientras tanto, la víctima de la agresión acudió a ratificar la denuncia en el juzgado y declaró que uno de los jóvenes le pegó sin previo aviso, cuando él le estaba recriminando a su amigo que hubiera saltado sobre el capó de su coche. «Caí al suelo, entonces me llenaron de patadas y me quedé inconsciente»

Los hechos ocurrieron en la madrugada de ayer en Magaluf, donde dos turistas agredieron al taxista que les recriminó que hubieran golpeado su coche.

Los dos jóvenes, que fueron detenidos como presuntos autores de un delito de lesiones, fueron conducidos ayer por la mañana a disposición del juzgado de guardia. Uno de ellos dijo ser ingeniero naval y el otro marine en el ejército de su país. Tras prestar declaración el titular del juzgado les impuso una fianza de 3.500 euros a cada uno. Esa misma mañana, uno de ellos se desplazó a una entidad bancaria para consignar el dinero de la caución. Posteriormente tuvo que desplazarse a Magaluf para recoger sus pasaportes y a media tarde quedaron finalmente en libertad.

Gabriel Fabian, el taxista.

Gabriel Fabian, el taxista. IB3

Gabriel Fabián, el taxista que recibió la brutal paliza, acudió también al juzgado a ratificar la denuncia. Posteriormente, en declaraciones a IB3, manifestó que «me llenaron de patadas y creo que me quedé inconsciente».

El taxista, cuenta que conducía su taxi por la avenida Magaluf y que, de repente, un turista que formaba parte de un grupo de tres, saltó sobre del capó de su coche. «Es algo habitual», explica Gabriel, pero ese día estaba «indignado» y salió del coche para ver si el vehículo estaba en buen estado. A continuación, le preguntó en inglés al turista: «¿Qué estás haciendo?». La reacción, según el taxista, fue que se rieron y que un hombre «grandote» le dijo que era «una broma». Gabriel le contestó que no era una broma y que, además, el problema no era con él sino con el otro joven. El turista más alto le agredió entonces sin previo aviso. «Me pegó en la cabeza, me caí, me llenaron de patadas y se me tiró encima», explica Gabriel, que aún se está recuperando de los golpes, pues lleva puntos y se pueden apreciar los hematomas a consecuencia de la agresión. El taxista explica que se quedó inconsciente durante la agresión, pero que no se dio cuenta hasta que vio los vídeos.

La escena agresión, que fue grabada en vídeo por varios testigos, provocó la indignación entre los profesionales del taxi.

---