Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Accidentes

Muere en la montaña un hombre que sufrió un accidente al intentar rescatar a su acompañante

La mujer, de origen canario, tropezó en la canal del Texu (Cabrales), cayó a un precipicio, logró agarrarse a un árbol y el hombre fracasó en su intento de salvarla

El canal del Texu, vista desde el barrio del Castillo, en Bulnes.

Ella tropezó y se despeñó, pero logró asirse a un árbol. Él trató de rescatarla y, en su maniobra, se precipitó 80 metros y perdió la vida.

La tragedia se instaló ayer en los Picos de Europa por tercera vez en solo 17 días. Un hombre vigués de 40 años, F. J. B., vecino de Madrid, falleció a primera hora de la tarde al despeñarse 80 metros desde la canal del Texu hasta el lecho del río del mismo nombre. El hombre se deslizó cuando trataba de auxiliar a su acompañante, una mujer canaria, que previamente había dado un traspié y se había deslizado por el barranco, pero logró agarrarse a un árbol. La mujer permanece ingresada en el Hospital de Arriondas con una fuerte crisis de ansiedad y, en principio, sin lesiones significativas.

Las tres muertes de los últimos días en Picos se han localizado en zonas muy turísticas, en un radio de pocos kilómetros y en terrenos de escaso riesgo teórico (dentro de los peligros que siempre ocultan los paisajes de montaña). La ruta del Texu tiene 3,2 kilómetros y une Poncebos con Bulnes, en el concejo de Cabrales. El domingo 24 de julio falleció el gijonés Javier Amigo cuando se dirigía de Poncebos a Bulnes y, en vez de tomar la canal del Texu, tomó por equivocación un camino alternativo más escarpado, precipitándose hasta el borde del río Cares.

Este martes no hubo extravíos; solo fatalidad. El accidente tuvo lugar a medio recorrido de la canal del Texu, según indicó un portavoz de la Comandancia de Gijón de la Guardia Civil, cuyo Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) se hizo cargo de la investigación. En torno a las cuatro de la tarde, la mujer –por causas que no han trascendido– sufrió un tropezón y se cayó por una pendiente "muy frondosa y de gran verticalidad", según los efectivos del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA). Afortunadamente, logró agarrarse a un árbol. De inmediato, su acompañante trató de ayudarla. No solo no lo consiguió, sino que él mismo rodó precipicio abajo. Las lesiones fueron mortales. Su cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Asturias.

El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió el aviso a las 16.14 horas. En las llamadas se indicaba que un hombre había caído al río y que había una mujer agarrada a un árbol para no caer al precipicio. La sala del 112 del SEPA activó al grupo de rescate con el helicóptero medicalizado y pasó el aviso a los servicios del 112 de Cantabria y Castilla y León. A las 17.20 horas informaron de que habían rescatado a la mujer y la habían trasladado a un espacio seguro. A las 18.12 horas confirmaron que habían recogido el cuerpo sin vida del varón.

El rescate resultó "muy complicado", puntualizó el SEPA. Fue necesario realizar varios ciclos con la grúa del helicóptero a su máxima capacidad. Hasta el lugar accedió un bombero-rescatador y, posteriormente, el médico-rescatador, que confirmó su fallecimiento.

Tercera muerte

Se trata de la tercera muerte registrada en esta zona de los Picos de Europa en los últimos 17 días, después de que la fatalidad se cebase, primero, con una turista portuguesa que se precipitó al río en Poncebos, al inicio de la ruta del Cares, el pasado 16 de julio, y apenas una semana más tarde con el gijonés Javier Amigo, hallado muerto el pasado viernes, tras cinco días de angustiosa búsqueda, cerca de la canal de Estorez.

La mujer cayó desde veinte metros, según algunas hipótesis por el estado de una valla que cedió cuando se apoyó en ella. El montañero gijonés tuvo en vilo durante toda la semana pasada a los servicios de emergencias. El domingo 24 partió de Poncebos en solitario. Debería haber subido por la canal del Texu –donde se produjo el trágico accidente de ayer–, pero un error fatal de orientación le llevó por el camino equivocado. En lugar de esta senda tomó el camino viejo de la ruta del Cares y desembocó en una abrupta pendiente por la que se despeñó cien metros. Según todos los indicios, falleció en el acto, el mismo día en el que se perdió su pista.

Compartir el artículo

stats