Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VIOLENCIA MACHISTA

El jurado declara culpable de asesinato machista al autor del crimen de Katia en Zaragoza

Afronta 26 años de prisión máxima y 20 de mínima, después de que los miembros del tribunal hayan considerado que no existió ningún tipo de merma mental en su actuación y que quiso matarla por celos.

El acusado durante la lectura del veredicto. / L. M. G.

En tiempo récord y sin dudar. Los nueve miembros del jurado popular han emitido, en menos de cuatro horas, el veredicto más duro contra Rubén Calvo Ropero por asesinar, el 23 de mayo en un domicilio del zaragozano barrio de Las Fuentes, a su expareja Katia, con la que tenía vigente una orden de alejamiento y que habían quebrantado ambos hasta en dos ocasiones, que se sepa antes del crimen. Le consideran autor de un delito de asesinato por entender que no tuvo opción de defensa; que fue un crimen machista porque tenía celos de que ella mantuviera relación con otros hombres y que quiso matarla porque no existió ningún tipo de merma mental en su actuación y que quiso matarla por celos.

Ante la dureza del veredicto, el letrado del Gobierno de Aragón, que ejerció la acusación popular, solicitó una pena de 26 años de cárcel; la Fiscalía llegó a retirar la atenuante de trastorno mental que llegó a pedir y solicitó 24 años de privación de libertad y la defensa, ejercida por la abogada Carmen Sánchez Herrero, no tuvo otra que solicitar una pena de 20 años, si bien anunció un recurso por entender que "no se le habían atendido sus cuestiones en el objeto de veredicto y porque el jurado entiende que reconoce "problemas psicológicoconductuales por su trastorno de personalidad límite, narcisismo y ser politoxicómano que no se han traducido en el veredicto". También está en contra de la consideración de que los nueve hombres y mujeres justos "den por bueno que tiene un hijo de 12 años en Nicaragua, sin ningún certificado que lo corrobore", rechazando así el pago de una indemnización de más de 200.000 euros, si bien propuso un máximo de 5.000 euros".

Como hechos probados afirmó el tribunal popular constituido en la Audiencia de Zaragoza que el asesinato sobre las 00.15 horas cuando Katia acudió al piso de Rubén Calvo Ropero, pese a la orden de alejamiento, comenzando una discusión a gritos. Una media hora después "con la intención de acabar con la vida de Katia, de forma sorpresiva, comenzó a asestarle numerosas cuchilladas, primero por la espalda en zona lumbar y luego de frente en cuello, tórax, abdomen y extremidades superiores e inferiores, algunas de ellas mortales de necesidad". "Le seccionó la carótida izquierda, le penetró en el corazón y en el pulmón y la herida del abdomen le afectó al hígado", detalló el jurado en su veredicto.

Añaden que el ataque se produjo en el interior de un pequeño dormitorio, situado en el fondo del pasillo de la vivienda, con múltiples objetos en el interior "lo que disminuía más sus posibilidades de defensa efectiva frente al acusado, pudiendo únicamente protegerse con los brazos o intentar, sin éxito, arrebatarle el cuchillo que portaba el acusado". De ahí las heridas que presentaba en las manos y antebrazos.

Tras ello, apoyándose en la declaración de los vecinos y de los agentes de la Policía Nacional que primero llegaron, primero se negó a abrirles la puerta del domicilio, mientras gritaba: "Hija de puta, esto ha sido por tu culpa"; y luego salió y entró al balcón varias veces desde donde se tiró a la calle. "Sí que me voy a meter, sí, que me caerán 30 años, me cortarán la polla, llamad a mi padre". Un comportamiento que, en opinión del jurado, demuestra que "no tenía ninguna afectación" de sus facultades cognoscitivas o volitivas.

Compartir el artículo

stats