Entre contenedores, ocultos en arbustos o bajo las rejas. De estas maneras, los traficantes de la 'calle del Jamón' de la Playa de Palma escondían la droga para que nunca les sorprendieran con la sustancia estupefaciente encima. No obstante la Policía Nacional, en estrecha colaboración con la Policía Local, ha detenido a nueve supuestos traficantes senegaleses, de entre 26 y 58 años, por un presunto delito contra la salud pública.

A raíz de la proliferación de quejas de vecinos, comerciantes y hosteleros de la Playa de Palma ante la aparición de droga oculta en los lugares más insospechados de la Playa de Palma, el Grupo II de Estupefacientes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional puso en marcha la denominada operación Container. Los denunciantes también hicieron constar de que muchos de estos traficantes se camuflaban bajo la apariencia de vendedores ambulantes de bisutería y souvenirs. El epicentro eran las inmediaciones de la archifamosa 'Calle del Jamón'.

A partir de este momento, los investigadores establecieron un plan de actuación dividido en varias fases. En la primera, los policías, mayormente de paisano, acudieron de forma periódica a las zonas de interés. De esta manera identificaron a aquellos individuos que deambulaban de manera continuada por las inmediaciones de la 'Calle del Jamón. Allí, los agentes establecieron una diferenciación ente los vendían artículos de bisutería y otros de baja calidad frente a los traficantes de droga. Algunos de estos últimos utilizaban esta venta ambulante de su verdadero negocio: el narcotráfico. De hecho ofrecían de forma continuada estupefacientes a los numerosos viandantes.

Tras estas primeras pesquisas, el cerco se estrechó en torno a nueve sospechosos de traficar con droga en la Playa de Palma. Así se puso en marcha la segunda fase, cuya principal finalidad era tratar de recabar el máximo de indicios que acreditaran que su verdadera actividad era el tráfico de drogas.

A partir de este momento se determinó cuál era su 'modus operandi'. Después de contactar con un turista y acordar la venta de droga, le hacían esperar en las inmediaciones mientras ellos acudían a recoger la droga de su escondrijo. En muchos casos, los estupefacientes estaban ocultos entre contenedores de basura. Tras revolver en el interior, se hacían con los narcóticos.

Una vez que todos estos contenedores que se utilizaban para el tráfico de drogas habían sido localizados, los agentes establecieron un discreto dispositivo de vigilancia. Los policías observaron cómo estos traficantes introducían bolsitas en oquedades con diferentes estupefacientes: marihuana, hachís, MDMA y cocaína. También utilizaban varillas hechas a mano con las que metían y sacaban con rapidez los narcóticos.

Tras recabar toda esta información, se puso en marcha el pasado jueves la fase operativa. En el dispositivo participó medio centenar de agentes, entre los que habían guías caninos con perros adiestrados en la detección de droga. La actuación se saldó con la detención de nueve personas, todas de nacionalidad senegalesa, por un presunto delito contra la salud pública.

Durante la batida por las inmediaciones de la 'Calle del Jamón' los agentes intervinieron casi medio kilo de sustancias estupefacientes ocultas en contenedores y en otros lugares. En concreto, hallaron un cuarto de kilo de marihuana, 90 bolsitas de cocaína y más de 300 pastillas de MDMA. También se incautaron de hachís, sustancias potenciadoras de la actividad sexual y seis bolsitas de heroína. En total, unas 950 dosis. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.