Los 13 turistas alemanes detenidos y encarcelados por incendiar un bar de s’Arenal han negado este jueves ante el juez haberle prendido fuego. Durante su comparecencia judicial, los jóvenes germanos han coincidido en realizar una declaración exculpatoria, se han mostrado colaborativos y han contestado a todas las preguntas.

A primera hora de la mañana de este jueves, los 13 turistas germanos detenidos el pasado 19 de mayo en s’Arenal han sido trasladados desde el Centro Penitenciario de Palma hasta los Juzgados de Vía Alemania. El Juzgado de Instrucción número ocho de Palma, que instruyó la causa, se encontraba de guardia.

La estrategia judicial de los jóvenes alemanes ha cambiado diametralmente este jueves de la que habían mantenido el pasado 20 de mayo en su primera comparecencia judicial. Mientras que entonces todos ellos se negaron por completo a prestar declaración, este jueves han decidido responder a todas las cuestiones a las que les han planteado las distintas partes.

Las versiones de todos ellos han sido coincidentes a la hora de desvincularse por completo del incendio en el bar contiguo al hotel donde se alojaban. De hecho, algunos de ellos han resaltado ante el juez que son voluntarios de bomberos en la localidad alemana de Münster, en Renania del Norte-Westfalia, y que su intención era ayudar en la evacuación. Por este motivo, los detenidos han declarado que saltaron de balcón en balcón para averiguar qué era lo que ocurría. Al ver un humo negro del establecimiento contiguo habrían decidido volver al hotel y tocar las alarmas para que todos los clientes y el personal lo abandonaran.

A petición de los abogados de la acusación, para evitar que las declaraciones estuvieran contaminadas, cada uno de los jóvenes ha sido aislado después de comparecer ante el juez para que no se pusiera en contacto unos con otros de los arrestados. Así, algunos han sido devueltos a prisión mientras otros han aguardado en el calabozo de los juzgados para que no hablaran entre ellos.