Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Dos años de cárcel a un conductor ebrio que arrolló a un ciclista y huyó en Llucmajor

La víctima sufrió heridas muy graves y le tuvieron que amputar una pierna tras 17 intervenciones quirúrgicas

El accidente ocurrió en la carretera de Cap Blanc.

Un hombre aceptó ayer una condena de dos años de prisión por conducir ebrio, arrollar a un ciclista y darse a la fuga en Llucmajor. La víctima, un turista alemán, sufrió lesiones muy graves y los médicos tuvieron que amputarle una pierna tras 17 intervenciones quirúrgicas, por lo que recibirá una indemnización de 180.000 euros. El procesado, representado por la abogada Isabel Fluxà, se declaró autor de delitos de lesiones imprudentes, contra la seguridad vial y omisión del deber de socorro tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la fiscalía y la acusación particular. Las partes acordaron que la pena de prisión quede suspendida por un plazo de tres años.

El accidente ocurrió hacia las dos de la tarde del 28 de abril de 2017 en el kilómetro 4,5 de la carretera Ma-6014, en Llucmajor. El acusado, de 34 años, perdió el control de su furgoneta, invadió el arcén derecho y se llevó por delante a un ciclista alemán de 57 años.

Tras el siniestro, el acusado reanudó la marcha y se marchó del lugar sin comprobar el estado de la víctima. El hombre fue atendido por varias personas hasta que llegó una ambulancia. Presentaba lesiones muy graves en la pierna derecha y fue trasladado de urgencia a Son Espases.

La Guardia Civil y la Policía Local de Llucmajor acudieron al lugar del accidente e iniciaron una investigación para dar con el conductor huido. Su vehículo había sufrido importantes daños y dieron con él en la urbanización Maioris. Fue sometido a una prueba cuyo resultado fue de 0,91 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, casi cuatro veces más que la tasa máxima permitida. El hombre fue arrestado.

La víctima tuvo que ser sometida a 17 intervenciones quirúrgicas y los médicos tuvieron que amputarle finalmente la pierna derecha. Las lesiones le han provocado un grave perjuicio en su actividad laboral y su vida personal.

La fiscalía reclamaba para el acusado una condena de dos años y medio de prisión, mientras la víctima, que ejercía la acusación particular, reclamaba ocho años de cárcel. Las partes alcanzaron ayer, antes del juicio, un acuerdo de conformidad.

El acusado compareció en un juzgado de lo penal donde, tras el acuerdo, admitió su responsabilidad, se declaró autor de los delitos y aceptó penas que suman un año, 11 meses y 29 días de prisión. El perjudicado deberá recibir una indemnización de 180.000 euros por las heridas y el daño moral.

-Más noticias sobre sucesos en Mallorca

Compartir el artículo

stats