La Policía Nacional ha detenido en Palma a un adolescente que extorsionó al menos a 11 menores de edad para conseguir material pedófilo. El acusado utilizaba perfiles falsos en internet para ganarse la confianza de las víctimas y lograr que le enviaran fotos y vídeos en los que aparecían desnudos, una práctica conocida como ‘child grooming’. Cuando dejaban de hacerlo, las amenazaba con enviar las imágenes a sus allegados. Lo hizo en varias ocasiones. 

Los investigadores le imputan delitos de provocación sexual, distribución de pornografía infantil, amenazas y revelación de secretos y están analizando el material informático incautado en busca de pruebas y nuevas víctimas.

La investigación se inició tras la denuncia de uno de los perjudicados. Explicó que había contactado con él, a través de una red social, un perfil de una supuesta chica a la que le envió una serie de fotografías y vídeos de carácter íntimo, en los que aparecía desnudo o en actitud sexual.

A partir de entonces, el acusado empezó a amenazarle con difundir a sus amigos, familiares y compañeros de colegio todo el contenido que tenía si no seguía enviándole más imágenes sexuales. La víctima no accedió y el adolescente cumplió sus amenazas: compartió los archivos que tenía entre los amigos y compañeros de clase del chico.

Los investigadores han conseguido identificar a once víctimas, todas menores, a las que había engañado con el mismo modus operandi. Los agentes encargados del caso consiguieron localizar al acusado, que mediante una compleja trama de ingeniería social había abierto numerosos perfiles en una red social, tanto a nombre de chicos como de chicas. El único fin era contactar con otros menores y, tras ganarse su confianza, conseguir que le enviasen imágenes en las que aparecían desnudos.

En cuanto conseguía alguna imagen de este tipo, el sospechoso comenzaba a amenazar constantemente a las víctimas para que le enviasen más. Varios de los perjudicados contaron a los investigadores que cuando dejaron de hacerlo sus allegados recibieron el material pedófilo como venganza.

Los agentes del Grupo de Delincuencia Económica y Delitos Tecnológicos llevaron a cabo hace unos días un registro en el domicilio del acusado tras obtener la pertinente autorización judicial. El adolescente fue detenido y se recabaron numerosas pruebas.

Los policías intervinieron en su vivienda abundante material informático con gran cantidad de información que está siendo analizada. La investigación continúa abierta y no se descarta la aparición de nuevas víctimas.

‘Child grooming’, el riesgo de compartir imágenes

La Policía Nacional, en vista del auge que está teniendo este tipo de delitos, recuerda a los jóvenes que deben tener cuidado y estar siempre alerta al utilizar cualquier tipo de red social. Los expertos recomiendan confiar solo en los perfiles de personas a las que conozcan personalmente y evitar el envío de imágenes o vídeos comprometedoras. El mero hecho de solicitar imágenes sexuales de menores es delictivo.