Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agresiones

Linchan a un hombre en Murcia al confundirlo con un secuestrador de niñas

Un bulo que hablaba de dos delincuentes en un Megane color champán hace que un grupo de vecinos arremeta violentamente contra el conductor de un coche del mismo modelo y color que vieron en la pedanía

Algunas de las personas que participaron en el ataque, este jueves en Espinardo; al lado, el Megane.

Los hechos tuvieron lugar este jueves por la tarde, en Espinardo, en Murcia. Varias personas intentaron linchar a un hombre al pensar que se trataba de un secuestrador de niñas, algo que creyeron debido a un bulo que circulaba desde hace unos días por Internet, indican fuentes cercanas al caso.

El bulo en cuestión, que se propagó en redes sociales, hablaba de “un Megane color champán” en el cual viajaban “un calvo con gafas y otro hombre con una gorra”. Según los mensajes que fuero rulando por Instagram, “uno te llama y otro te mete al coche”. El mensaje aconseja a las “zagalas” que lleven “mucho cuidado por Espinardo y alrededores”.

Casualmente, esta tarde circulaba por la zona un hombre calvo en un Megane, acompañado por otro hombre. Vecinos de la zona vieron el modelo y se dirigieron en grupo hacia él. Entre estos vecinos, el padre de una de las niñas “que se quisieron llevar”, según los residentes. Al creer que era un delincuente, arremetieron contra el conductor de forma violenta, le rompieron el coche y le trataron de agredir físicamente. Testigos dieron la voz de alarma.

Al lugar se movilizaron agentes de la Policía Local y de la Policía Nacional. Según testigos, la Policía identificó al hombre agredido para verificar que no contaba con antecedentes por secuestro, como clamaban los agresores. También se movilizó una ambulancia, para atender al hombre, de 31 años de edad, de las lesiones que le hubiera producido el ataque. Fue atendido in situ y no precisó ser trasladado a un centro hospitalario, ya que no presentaba heridas, afirman fuentes sanitarias.

En cuanto al origen del bulo, vecinos comentaron que un individuo se paró a hablar con unas chicas desde su coche, pero que no llegó a producirse intento de rapto como tal.

La falsedad siguió manteniéndose, tras el ataque. "Han pillado al payo del secuestro, ahí está el coche", comentaba una mujer, que grababa con su móvil al que aún creía un secuestrador.

La aparición de estos bulos no es algo nuevo en la Región. Si la psicosis se propaga, puede darse la circunstancia de que los propios denunciantes crean haber presenciado un intento de rapto, cuando no es así. 

Compartir el artículo

stats