50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Caso Abierto - Diario de Mallorca

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matan a un gato a golpes con una barra de hierro y lo tasan en cero euros por no ser de raza

El informe se pidió para estimar el dinero que debía cobrar la dueña. El acusado se enfrenta a doce meses de cárcel por la muerte violenta de la mascota de su vecina por meterse en su casa

Gatos en la protectora de animales de Alicante, en una foto de archivo.

Qué indemnización se puede cobrar por la muerte violenta de un gato? Es lo que pretendía determinar un juzgado cuando se puso en contacto con un perito judicial para calcular qué debía cobrar la perjudicada cuya mascota murió apaleada. La respuesta del tasador es que el gato no tenía ningún valor porque no era de raza. A la vista de este informe, la Fiscalía no ha renunciado a la indemnización de la víctima y reclama que el acusado tenga que abonar a la dueña 1.000 euros por los daños morales. El caso acaba de entrar en un juzgado de lo Penal de Alicante para que celebre juicio, donde se debe determinar no solo si el procesado es o no el autor de la muerte del felino, sino también cuál es la indemnización que debe de cobrar la propietaria del animal en el caso en que hubiera condena.

Los hechos ocurrieron sobre las 12.30 horas del 2 de octubre de 2016 en un domicilio de un municipio del partido judicial de La Vila Joiosa. La Fiscalía considera que el acusado, un octogenario de nacionalidad alemana, empezó a golpear con una barra de hierro al gato de su vecina porque se había metido en su casa. Golpes que causaron la muerte del gato y que motivaron que la propietaria presentara denuncia ante la Guardia Civil. El Ministerio Público subraya que el procesado actuó con ánimo de menoscabar la integridad física del animal y aprovechando que se había metido en su propiedad. Por este motivo se le reclaman doce meses de prisión por un delito de maltrato animal, así como tres años de inhabilitación para el ejercicio de profesiones que tengan relación con los animales.

Identificado el presunto autor de la muerte del gato, el juzgado quiso determinar algún criterio que permitiera valorar qué indemnización podría corresponder a la víctima. Motivo por el que se puso en contacto con un perito tasador para que calculara su importe. El perito ha llegado a la conclusión que el gato no tenía ningún valor. Según el informe al que ha tenido acceso este diario, se trataría de un gato de raza común europea de unos cinco meses de edad. "Debido a la gran cantidad de animales similares que se ofrecen gratuitamente para ser adoptados el valor semoviente (término jurídico usado para referirse a la valoración que representan los animales en términos de producción económica) es de cero euros", concluye el informe pericial.

A pesar de este informe que concluye que el gato no valía nada, la Fiscalía sí valora que se han producido daños morales por la muerte del gato. Y por este motivo reclama que el acusado indemnice con 1.000 euros a su vecina por matar a golpes a la mascota.

Aunque los malos tratos a los animales son delito desde hace años, el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes una reforma del Código Penal que endurece las penas en estos casos. La muerte de un animal puede estar sancionado con hasta tres años de cárcel, unas penas que no serían de aplicación en este caso, ya que los hechos ocurrieron mucho antes de la aprobación de esta reforma.

Esta misma semana se ha conocido otro caso de maltrato a un gato en Alicante que ha llegado al Palacio de Justicia de Benalúa. Como ya publicó este diario en su edición de ayer, un joven de 29 años fue arrestado por haber pateado y atropellado a su gato porque estaba debajo de su coche. El sospechoso se había dado a la fuga pero había testigos que tomaron nota de su matrícula y pudieron aportarlo a la Policía. En esta ocasión, el animal sí que pudo ser salvado tras ser trasladado a un veterinario con lesiones en el aparato digestivo y en las patas traseras.

Compartir el artículo

stats