Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rafael Vich Subinspector de la Policía Nacional, jefe del Servicio de Control de Juegos de Azar

«Unas dos mil personas se han autoprohibido la entrada en locales de juego de Balears»

El jefe de la Brigada del Juego de la Policía alerta sobre el auge de las apuestas en internet, sobre todo entre la gente más joven

El subinspector Rafael Vich, en la sede de la Jefatura de la Policía Nacional en Palma. Guillem Bosch

El subinspector Rafael Vich es desde 2008 el jefe del Servicio de Control de Juegos de Azar de la Policía Nacional de Balears, conocido como la Brigada del Juego, encargado de controlar los 160 salones de juego, tres casinos y cuatro bingos de las islas, y combatir las apuestas ilegales.

¿Cuáles son las funciones de la Brigada del Juego de la Policía Nacional?

Nos encargamos del control del sector del juego en toda Balears, tanto el legal como el clandestino. Inspeccionamos salones, bingos, casinos, salones de juego, establecimientos de hostelería y todos los locales relacionados con el juego presencial. Y también controlamos el juego online y apuestas a través de internet. Es un ámbito de actuación muy complejo y heterogéneo.

¿Cuántas intervenciones hicieron el año pasado?

El año pasado estuvo condicionado por la covid, y hubo menos actuaciones. Pero sí intervinimos en varias timbas ilegales.

¿Han detectado un incremento de estas timbas durante los meses de confinamiento?

Sí, especialmente en el caso de jóvenes, que se reúnen en distintos antros o domicilios y apuestan dinero.

¿Qué juegos se practican en estas timbas?

El póquer. Luego están los asiáticos que juegan al póquer soja y al mahjong.

¿Y cuánto dinero se puede mover en una de estas timbas?

Varía mucho. Algunas llegan a mover hasta 80.000 euros en una noche.

¿Y qué otras infracciones han detectado en el sector?

Bueno, en el sector del juego legal hacemos muchas intervenciones diversas. Pero sobre todo estamos muy pendientes de los autoprohibidos y los menores de edad. Encontramos casos de personas autoprohibidas a las que les permiten el acceso o que han engañado de alguna manera a los responsables del local para poder entrar a jugar.

Se trata de personas que sufren ludopatía y se autoprohíben entrar en estos establecimientos.

Para algunas personas es un problema terrible y una gran parte de la sociedad no es consciente de su gravedad.

Es equiparable a la gente que tiene adicción a la droga o al alcohol.

Es igual. Estas personas sufren graves problemas familiares y laborales. Es muy destructivo.

¿Conocen casos de gente que ha perdido su patrimonio?

Sí, y donde está sentado usted ahora mismo hemos tenido personas completamente hundidas por esto. Hemos visto gente trabajadora, que gana 850 euros, los acababa de cobrar y se los había fundido el mismo día.

¿Y esta gente puede pedir que no les dejen entrar en un local de juego?

Sí, hay un listado que depende de la Dirección General de Ordenación del Juego, al que se puede acceder a través de internet. Pero muchos prefieren venir aquí, y nosotros les asesoramos y lo tramitamos. También les aconsejamos que traten su problema con un médico o personal especializado en adicciones.

¿Cuánta gente hay en Balears que se haya autoprohibido?

No podemos dar cifras exactas, pero son unas dos mil personas aproximadamente. Y el año pasado la cifra se incrementó un 80%.

¿Y este incremento está relacionado con la pandemia?

Claro. Piense que el año anterior estuvieron cerrados los locales de juego, y luego al reabrirse tuvimos un gran incremento de peticiones. Esto en lo que se refiere al juego presencial, pero el problema no radica únicamente en el juego presencial. En la actualidad, la mayoría de los casos de ludopatía se dan en los juegos a través de internet, y especialmente afectan a gente muy joven. Hoy en día caer en la ludopatía es muy fácil. Te puede pasar sentado en el sofá de tu casa. Y hay una gran facilidad para darse de alta en estas casas de apuestas. Sí, te exigen un DNI, pero hay casos de chicos que usan el DNI de otra persona.

El peso del problema está ahora en las apuestas online.

Exactamente. Y no acaba ahí. Cuando tienen necesidad de jugar empiezan los hurtos, las mentiras y todo va a peor.

¿Hay cálculos de cuánto dinero mueve el sector del juego?

Nosotros no tenemos ese dato, esto es cosa del ministerio de Economía, que tiene controlado el dinero que apuesta la gente legalmente. Pero son cifras astronómicas.

Es un sector que en los últimos años ha experimentado un gran auge.

Desde luego. Los empresarios del sector han sabido jugar sus cartas, y uno de sus triunfos ha sido la integración en los salones de juego de la ruleta. Antes la ruleta no podía salir del casino, pero hubo una modificación de la reglamentación que permitió instalarlas en los salones. Y es el gran veneno. La mayoría de las personas autoprohibidas el problema lo tienen con la ruleta.

Hay una cierta hipocresía en las instituciones. Por un lado alertan de que es un hábito nocivo, pero les van muy bien los impuestos que genera.

El juego no se puede prohibir nunca, porque si lo prohibimos se refugiará en la ilegalidad, iríamos a la Ley Seca. Pero desde mi punto de vista se podría acotar más. Sobre todo en el tema de las terrazas y los horarios de estos locales. Estos salones no deberían tener terrazas y los horarios tendrían que estar muy ajustados, pero esto ya es competencia de los ayuntamientos.

Entiendo que usted sería partidario de extender las limitaciones de estos salones.

Será porque he visto a gente sufrir mucho por esta causa, pero mi opinión es que habría que limitar más. Un salón de juego debería ser solo un salón de juego. Y si quiere, que ponga alguna máquina expendedora de comida o bebida, nunca alcohol. Pero no como ahora que ofrecen servicio de bar y cafetería. Se podrían hacer acciones concretas si realmente se quisiera limitar el juego y sus consecuencias.

Compartir el artículo

stats