Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El marido de Soler culpa también a las víctimas del accidente de la lancha

El acusado admite que navegaba rápido, pero alega que los buceadores no habían señalizado su posición - El juicio, ante la falta de acuerdo entre las partes, será en abril y la exsenadora del PP está citada como testigo

Miquel Ángel R.B., marido de Catalina Soler, y su hermana, dueña de la lancha, ayer en la vista. M.O.I.

Miquel Ángel R.B., el marido de la exsenadora y exalcaldesa de Felanitx Catalina Soler (PP), admite su responsabilidad en el accidente de la lancha en es Trenc por navegar demasiado rápido pero culpa también de lo ocurrido a las víctimas. El hombre, según fuentes conocedoras del caso, basa su defensa en la imprudencia de los dos turistas alemanes, que sufrieron amputaciones de brazos y piernas, por bucear en mar abierto sin marcar su posición. La falta de acuerdo entre la fiscalía, la acusación particular y la defensa llevó ayer a la jueza a señalar el juicio para el próximo mes de abril. El acusado se enfrenta a peticiones de hasta siete años de prisión e indemnizaciones de dos millones de euros por dos delitos de lesiones imprudentes, mientras su hermana está imputada como responsable civil porque es la dueña de la lancha.

El principal punto de desencuentro entre las partes es económico. Todas parecen dispuestas a admitir que hubo una concurrencia de culpas en el accidente ocurrido el 27 de julio de 2018 en es Trenc, es decir, que también las víctimas actuaron de forma negligente. De hecho, en las conversaciones previas al juicio se ha barajado la posibilidad de que la condena penal para el acusado sea mínima. Pero las diferencias sobre la responsabilidad civil parecen insalvables. Mientras la defensa pretende que el reparto de las culpas conlleve una rebaja notable de las indemnizaciones, las acusaciones no están dispuestas a reducirlas.

Miquel Ángel R.B. y su hermana comparecieron ayer en una vista previa celebrada en el juzgado de lo penal de Palma encargado del caso. Ante la falta de acuerdo, la magistrada señaló la vista oral para el próximo mes de abril. Está previsto que el juicio se prolongue durante tres días. La política del PP, actualmente regidora del Ayuntamiento de Felanitx, está citada como testigo ya que iba a bordo de la lancha cuando se produjo el accidente. Las partes interrogarán también a varios navegantes que presenciaron los hechos, a los guardias civiles que investigaron lo ocurrido y a los peritos y médicos forenses que valoraron las lesiones y secuelas de los dos afectados.

El siniestro se produjo cuando la embarcación pasó por encima de dos turistas alemanes de 20 y 26 años, que estaban buceando a unos 300 metros de la costa. La hélice del barco les provocó gravísimos cortes. Una de las víctimas perdió un brazo y la otra, una pierna.

Reflejos del sol

La fiscalía y la acusación particular atribuyen el siniestro, en sus escritos de conclusiones provisionales, a la elevada velocidad de la lancha y la «imprudencia y temeridad» del acusado. El hombre reconoce que navegaba demasiado deprisa, pero culpa también a los dos buceadores. Según su versión, no pudo detectar su presencia porque no habían colocado ninguna señal, pese a encontrarse a más de 50 metros de la barca en la que estaban pasando el día. Además, los dos utilizaban un solo propulsor de manera indebida. También apunta que cuando se produjo el accidente, a las ocho de la tarde, los reflejos del sol en el mar reducían la visibilidad.

Compartir el artículo

stats