Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fiscal pide cinco años a un padre por abusar de su hija durante un lustro

El progenitor habría realizado tocamientos a la niña desde los ocho hasta los trece años - El delito lo cometió los días que tenía la custodia

El acusado de abusar sexualmente de su hija, ayer, en la Audiencia de Palma.

Un padre se sentó ayer en el banquillo de los acusados para responder de los presuntos abusos sexuales cometidos sobre su hija durante un lustro, entre 2015 y 2020. Los tocamientos a la menor se habrían prolongado desde que la niña contaba con ocho años hasta que cumplió trece. El fiscal solicitó ayer para el procesado una pena de cinco años de prisión por un supuesto delito de abusos sexuales a menor de dieciséis años.

El juicio se celebró ayer a puerta cerrada a petición de la acusación particular, en la Sección Segunda de la Audiencia de Palma. El presidente de la Sala planteó inicialmente que esta medida se limitara a la declaración de la menor. No obstante, la defensa del encausado no mostró ninguna oposición a que la vista se celebrara sin público.

Los hechos que se enjuiciaron ayer tuvieron lugar entre los años 2015 y 2020 en Palma. En concreto durante el régimen de visitas establecido para que la niña estuviera con su padre en virtud del acuerdo de custodia compartida tras la separación de la madre la menor.

De acuerdo con el escrito de acusación del fiscal, el acusado, que cuenta ahora con 36 años, habría actuado entonces «con ánimo de satisfacer su líbido». Para ello se habría aprovechado de las semanas en las que tenía encomendada la guardia y custodia de la menor.

Los abusos sexuales, según resaltó el ministerio público, se habrían cometido prácticamente de forma diaria en el domicilio del procesado. Estos consistían inicialmente en tocamientos en los pechos de la niña por encima de la ropa. Con el tiempo fueron subiendo de tono gradualmente.

En una ocasión, cuando la niña se encontraba en la ducha, el padre entró en el cuarto de baño. De acuerdo con el relato de la acusación pública, el padre habría cometido abusos más graves.

El comportamiento reiterado del padre sobre su hija, con continuos tocamientos, se habría repetido de forma casi diaria durante las semanas que estaba a su cargo, y habría generado en la niña «temor», subraya el fiscal. Esto se habría traducido en una clara afectación en sus relaciones e interacciones con el sexo masculino.

Tratamiento terapéutico

A raíz de los trastornos que sufrió la menor por los continuos tocamientos y abusos sexuales perpetrados presuntamente por su padre, tuvo que ser sometida a tratamiento. En concreto, la niña fue asistida por especialistas de la Unidad Terapéutica de Abuso Sexual Infantil (UTASI) del Consell de Mallorca.

Además de los cinco años de prisión que el fiscal solicita el fiscal para el encausado por un presunto delito de abuso sexual de menores, el ministerio público también reclamó la prohibición del padre de acercarse a su hija a menos de 500 metros o de comunicarse con ella durante un periodo de siete años.

Por último, la acusación pública solicitó que el acusado fuera sometido a libertad vigilada durante diez años y que se le imponga la obligación de participar en un programa de educación sexual.

Compartir el artículo

stats