Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuego

"Fue como una película de miedo": el testimonio de los vecinos de un edificio incendiado en Oviedo

El hombre de 54 años que tuvo que ser reanimado continúa en el HUCA en estado muy grave

Carlos Benjumea a la puerta de su piso de la Avenida del Mar.

"Lo que vivimos fue como una película, pero de miedo". Los vecinos del número 58 de la avenida del Mar de Oviedo todavía tratan de asimilar las consecuencias del incendio sufrido a última hora de la tarde del domingo en el que resultó gravemente herido por inhalación de humo un vecino del primer piso de 54 años, D. G. A., que a primera hora de la tarde de este lunes seguía luchando por su vida en la UCI del HUCA.

Una densa nube de humo negro alertó a varios de los vecinos del bloque, a los que el suceso pilló desprevenidos. "Me estaba cortando el pelo una amiga de la familia cuando de repente empezó a olernos mal y mi mujer bajó corriendo por las escaleras con la niña", relata Carlos Benjumea, ocupante de un cuarto piso del inmueble, al que ya no le dio tiempo a escapar. "Me tuve que colgar del tendal para pedir auxilio", apunta este vecino que curiosamente tenía pensado mudarse mañana mismo a otro inmueble.

Tanto Benjumea como su peluquera aguantaron los envites del humo mientras su mujer y su hija ya estaban a salvo. "No sé como consiguieron salir, pero fue un alivio verlas a salvo", relata el afectado, que tras la llegada de los bomberos consiguió por fin liberarse de su presidio de humo y acudir al HUCA junto a su hija, a la que le suministraron oxígeno hasta pasadas las tres de la mañana para evitar posibles síntomas de intoxicación. "Mira si estaba mejor que hoy ya quiso ir al colegio", indica Benjumea en relación a una menor que "quería ir a cualquier sitio menos volver aquí".

Me tuve que colgar del tendal para pedir auxilio", apunta Carlos Benjumea, que curiosamente tenía pensado mudarse este martes a otro inmueble

decoration

La peluquera tuvo que permanecer ene el HUCA hasta las seis y media de la mañana. Tras descartarse graves daños por inhalación de humo la mujer pudo volver a su casa y pasar página de un episodio para olvidar.

Un día después de las llamas, cuyo origen todavía está siendo objeto de las investigaciones de la Policía Nacional, el edificio presenta un estado desolador. Las paredes del rellano del primer piso se tiñen de negro, las escaleras todavía resbalan por la utilización de extintores para sofocar el fuego y en el portal pueden verse restos de calzado y ropa desperdigada. El hijo del hombre gravemente herido se presentó esta tarde en el inmueble para tratar de acceder a la vivienda, aunque no pudo hacerlo al encontrarse la investigación abierta. "Quería ver que podía salvar, pero le mandaron esperar a tener un permiso policial", relatan en una comunidad de vecinos que a trancas y barrancas trata de volver a la normalidad.

Compartir el artículo

stats