Un acusado aceptó ayer en la Audiencia de Palma una condena de dos años de prisión tras ser sorprendido con el coche cargado de drogas en Magaluf. Esta quedó en suspenso después que el procesado reconociera los hechos en el juicio y alcanzara un acuerdo de conformidad con la Fiscalía. Finalmente, en virtud de este acuerdo, el fiscal rebajó ayer a la mitad la petición inicial de cuatro años de cárcel.

Los hechos que se enjuiciaron ayer ocurrieron el 2 de julio de 2020 en Magaluf. El procesado viajaba de copiloto en un coche. Al toparse con un control de la Guardia Civil hicieron una maniobra evasiva y trataron de huir. El conductor detuvo el vehículo. Los agentes del instituto armado le intervinieron varias drogas al cachearle y otras que arrojó.