Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana Negra: El camionero que se fue tras tirar un semáforo

El coche que se estrelló en Alcúdia

El pasado jueves, sobre las doce del mediodía, un camión blanco golpeó un semáforo situado en la esquina de las calles Barón de Pinopar y Santiago Rusiñol, en el centro de Palma. Una de las luces cayó al suelo, otra quedó colgando de los cables y todo el elemento quedó inservible. El accidente fue presenciado por numerosos testigos. El camionero se detuvo inicialmente en el lugar, pero cuando llegó allí la Policía Local, ya se había marchado. Durante las horas siguientes hubo un pequeño caos en la vía, muy concurrida, pero las brigadas municipales lo repararon el mismo día. Mientras, la Policía Local ha abierto una investigación y está revisando las cámaras instaladas en la zona para localizar al responsable del siniestro con fuga. 

Un coche destroza un contenedor de basura

Otro accidente con daños en elementos urbanos ocurrió en la madrugada del domingo en Alcúdia. Sobre las cinco y cuarto, un coche se estrella contra un contenedor de basura, que quedó destrozado, y contra un árbol. El coche, que sufrió también grandes daños, continuó todavía su marcha unos 250 metros hasta detenerse. Al lugar se desplazaron agentes de la Policía Local, que realizaron la prueba de alcoholemia al conductor. Arrojó una tasa de 0,98, casi cuatro veces más del máximo legal permitido.

La acusada que fue al juicio en pijama

El macrojuicio a 72 acusados de narcotráfico en Mallorca, que ha arrancado esta semana en la Audiencia, ha dejado imágenes impagables. Una de las acusadas se presentó a la vista con un pijama del Pato Donald y unas chanclas de estar por casa. Otra mujer compareció ante el tribunal enfundada también en un grueso pijama de felpa y el cabecilla de uno de los clanes acusados llevaba un vistoso poncho de color rosa con el trataba de combatir el intenso frío en el patio del Palacio de Justicia.

La fiscal intenta pillar a un sospechoso

Uno de los pocos acusados que quiso contestar a las preguntas de la fiscal aseguró que nunca ha estado en Son Banya y se preguntó por qué la Guardia Civil no aportó imágenes suyas si en el acceso al poblado hay cámaras. «¿Y usted cómo lo sabe, si nunca ha estado allí?», replicó la fiscal, intentando pillarle en un renuncio. «Me lo contó un alemán que trabajaba conmigo», respondió rápidamente el procesado.

Una mujer en apuros por la letra del DNI 

El macrojuicio dejó otros momentos curiosos. Como el de una mujer que al ofrecer su DNI tuvo que precisar al tribunal la letra que acompaña al número. «¿C de casa o G de gato?», inquirió uno de los magistrados. «La que es así», respondió la acusada, dibujando una G en el aire. De los 25 acusados que están siendo juzgados, solo tres han anunciado que irán a todas las sesiones.

Compartir el artículo

stats