Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Cuatro años de cárcel a un okupa por incendiar una casa con otra familia dentro en Palma

El acusado prendió fuego a una garrafa de gasolina como venganza porque se habían instalado en la vivienda aprovechando que estaba de vacaciones - Deberá pagar 220 euros a Cort por el coste de los bomberos

El hombre condenado, ayer durante el juicio en la Audiencia Provincial de Palma.

Un hombre fue condenado ayer a cuatro años de cárcel por incendiar la casa de Palma en la que vivía como okupa y que otra familia le había arrebatado aprovechando que estaba de vacaciones. El acusado reconoció en el juicio que prendió fuego a una garrafa de gasolina en la puerta del edificio cuando las personas que le habían quitado el inmueble estaban dentro. Pese a que se generó una gran llamarada, no hubo heridos. El procesado llegó a un acuerdo con la fiscalía, que rebajó su petición inicial de 12 años de prisión por un delito de incendio con riesgo para las personas al apreciar dos atenuantes: una de arrebato y otro de reparación del daño.

La vista oral comenzó con dos horas de retraso porque el acusado necesitó asistencia médica. Cuando esperaba en los calabazos del Palacio de Justicia a que empezara el juicio se mostró muy nervioso y el tribunal solicitó una ambulancia. Una dotación del 061 se desplazó de urgencia a la Audiencia y los sanitarios examinaron al hombre. Comprobaron que su estado no era grave y le administraron un fármaco tranquilizante. Luego, un médico forense se entrevistó con él para certificar que estaba en condiciones de ser juzgado.

Los hechos ocurrieron el pasado mes de junio en un edificio situado en la esquina de las calles Cardenal Rossell y Josep Malbertí, en el Coll d’en Rabassa. El acusado, de 30 años, y su compañera sentimental llevaban un tiempo viviendo allí como okupas. El inmueble estaba vacío después de que una entidad bancaria se lo embargara al dueño por razones económicas.

La pareja se marchó unos días de vacaciones y cuando regresó descubrió que otra familia se había instalado en la vivienda. Esta situación provocó varias discusiones entre los dos grupos de okupas que el procesado zanjó con gasolina y fuego.

Efectivos sanitarios, en el Palacio de Justicia. | M.O.I.

El 5 de junio, poco antes de las cuatro y media de la tarde, el hombre dejó en la puerta de entrada de la finca una garrafa con cinco litros de combustible y la incendió con un mechero. El líquido prendió con rapidez y generó una gran llamarada que llegó hasta la primera planta la casa.

Los nuevos okupas, un hombre y su hijo, estaban en ese momento en la cocina y empezaron a oler el humo. Cuando se asomaron, vieron las grandes llamas y consiguieron salir ilesos. El incendio obligó a movilizarse a los Bombers de Palma, que lograron sofocarlo en pocos minutos. El fuego causó diversos daños en la fachada de la casa.

Indemnización a Cort

El acusado fue detenido ese mismo día por la Policía Nacional y desde entonces permanece en prisión. La fiscalía le imputó un delito de incendio provocado intencionadamente con peligro para la vida de las personas y reclamó una condena de 12 años de cárcel, así como que pagara 220 euros al área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Palma por el coste del servicio de bomberos. El acusado consignó el dinero en el juzgado, por lo que se le ha apreciado una atenuante de reparación del daño. Además, debido a su estado mental cuando cometió los hechos se aplicó otra de arrebato y se rebajó la pena.

Compartir el artículo

stats