Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando el profesor es un depredador

Los maestros condenados en sentencia firme por delitos sexuales con menores quedan inhabilitados para la docencia

El profesor del Colegio San Alfonso María de Ligorio de Palma, condenado este año a 14 años de prisión, al ser detenido en 2018. | B.RAMON

El profesor es la autoridad en la clase y el vehículo para que niños y adolescentes accedan al conocimiento. Sin embargo, en algunos casos, esta encomiable labor se pervierte cuando se aprovecha de su posición para abusar sexualmente de sus pupilos. Un joven docente de Matemáticas del Colegio La Salle de Palma ha sido detenido esta semana por la Policía Nacional por presuntos abusos sexuales a varias de sus exalumnas de 14 años. También se investigan si cometió algunos tocamientos mientras impartía clase en el centro escolar.

Desgraciadamente, este caso en el que un presunto depredador sexual se esconde tras la respetable figura de un profesor no el único. Este mismo año otro profesor de Matemáticas, en este caso del Colegio San Alfonso María de Ligorio de Palma, se sentó en el banquillo de los acusados de la Sección Primera de la Audiencia de Palma. El docente, de 64 años, debía responder de al menos cinco abusos sexuales a sus alumnas. Fue detenido en 2018 cuando le faltaba solo un mes para jubilarse.

Los demoledores testimonios de las víctimas fueron concluyentes y se materializaron en una sentencia condenatoria de 14 años de prisión. Una de las menores, de 12 años, presentaba además una discapacidad psíquica de un 34 por ciento. Aunque el grueso de las denunciantes tenía entre 14 y 17 años de edad. «Yo miro tetas que me vienen de frente», llegó a decir el profesor a las estudiantes.

Enfermedad mental fingida

Hace dos años, el monitor del Colegio Sant Agustí de Palma Samuel Argandeña Ruiz fue condenado a 19 años de prisión por abusar sexualmente de cinco alumnos. Fue contratado como conserje, pero se las ingenió para desempeñar el trabajo de monitor de religión y profesor de teatro.

El monitor se ganó la confianza de los menores para abusar de los alumnos. Con la excusa de que tenía que medirle el pene, hizo desnudarse a un niño de 11 años y le tocó los genitales. Durante el juicio fingió que padecía una enfermedad mental. pero quedó plenamente acreditado que era simulada.

Un polémico caso de abusos sexuales que tuvo hasta efectos políticos fue el que afectó en 2003 al entonces concejal de Algaida, número uno del Partido Popular de la localidad mallorquina del Pla y profesor del Colegio público Pare Bartomeu Pou, Miquel Munar. La Guardia Civil le detuvo por presuntos abusos sexuales a varias alumnas del centro, pero el entonces edil del Consistorio se escudó en que todo respondía a una suerte de cacería política.

Sin embargo, el discurso de Miquel Munar de que su procesamiento obedecía a motivos políticos quedó desmontado por los contundentes testimonio de las menores que prestaron declaración en 2005 ante el Juzgado de lo Penal número cuatro de Palma. El fiscal pidió para el edil y maestro una pena de tres años de prisión, pero la sentencia la fijó en dos años. Fue ratificada por la Audiencia.

Transcurrido ese tiempo y cumplida la condena , Munar trató de volver a las aulas, ya no era posible. Una sentencia firme de abusos sexuales le inhabilitaba de por vida para la docencia.

Compartir el artículo

stats