Portando un aparato electrónico, dinero y diversas herramientas con las que había perpetrado un golpe. De esta guisa fue sorprendido un ladrón la madrugada del pasado lunes en la carretera de Manacor. La Policía Nacional detuvo en Palma a un hombre de 37 años, de nacionalidad española, por el robo en un restaurante que acababa de perpetrar. También se le atribuyen otros dos delitos similares en otros tantos establecimientos.

Los hechos ocurrieron sobre la una y cuarto de la madrugada del pasado lunes en un restaurante de Palma. La sala del 091 recibió una llamada de una empresa de seguridad alertando de que se acababa de producir un robo en este establecimiento del centro. Dos delincuentes habían irrumpido en el local.

A continuación, una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional acudió rápidamente hasta el lugar de los hechos. Los agentes observaron que la puerta de entrada había sido forzada. También lograron obtener la descripción de los dos delincuentes gracias a las grabaciones de las cámaras de videovigilancia. Esta información fue transmitida de inmediato al resto de indicativos policiales.

Herramientas utilizadas por el delincuente.

Instantes después, una patrulla se topó a un sospechoso deambulando por la carretera de Manacor. Su perfil encajaba con la descripción física de uno de los delincuentes que le habían proporcionado. El individuo estaba nervioso y agitado. Portaba un aparato electrónico, dinero, herramientas y otros utensilios. Al ser reconocido como uno de los presuntos ladrones, fue detenido por el robo en el restaurante. El propietario del establecimiento reconoció como suyos los efectos que acababan de ser recuperados.

A raíz de esta detención, investigadores del Grupo de Robos de la Policía Nacional averiguaron la presunta participación de este sujeto en otros dos robos, uno en Pere Garau y otro en Cas Capiscol. No se descartan que se produzcan nuevas detenciones.