El 3 de mayo de 2007, en un apartamento de vacaciones de el centro turístico Praia da Luz en la región de Algarve en Portugal, desapareció una niña de tres años sin dejar rastro.

Madeleine Beth McCann nació el 12 de mayo de 2003 en Leicester, Inglaterra. Sus padres, Kate y Gerry McCann, ambos médicos, tuvieron dos hijos mellizos más: Sean y Amelie. La describen, en su página web, como una niña muy feliz con una personalidad extrovertida, muy popular y que atrae "tanto a niños como a adultos". Era rubia, con los ojos azul verdoso y una machita oscura muy característica en el iris del ojo derecho. Este caso es conocido como "la desaparición más reportada de la historia moderna".

La noche de la desaparición

Madeleine y su familia se encontraban de vacaciones en Portugal con un grupo de amigos. Una noche, sobre las 20:30, los padres y sus amigos fueron a cenar a apenas 60 metros del apartamento y decidieron dejar a los niños solos durmiendo. Durante la velada, los padres salían del restaurante, aproximadamente cada media hora, para ver como estaban los niños. El padre de Madeleine hizo el primer control a las 21:05 y "todo era normal" aunque vio que la puerta del dormitorio estaba abierta del todo y él recordaba haberla dejado entreabierta.

Sobre las 21:30, la madre, quiso acercarse a ver cómo estaban sus hijos, sin embargo, uno de los padres (Matthew Oldfield) que se encontraba con ellos, se ofreció a ver cómo estaban después de ir a revisar a sus hijos en el apartamento contiguo. El hombre se dio cuenta de que la habitación de los McCann estaba abierta de par en par pero no pudo recordar si la ventana del dormitorio lo estaba también y tampoco se fijó en si la niña estaba allí. Oldfield fue uno de los primeros sospechosos.

La madre, Kate, volvió a las 22:00 y descubrió que la niña había desaparecido. Contó que la puerta del dormitorio de los niños estaba abierta de par en par y que, cuando fue a cerrarla, se dio cuenta de que la ventana estaba abierta también. Alrededor de las 22:10 el padre, Gerry, envió a Matthew Oldfield a la recepción del resort a solicitar que llamaran a la policía. A las 22:30 el hotel activó el protocolo de búsqueda de niños desaparecidos. Sesenta miembros del personal e invitados, registraron hasta las 4:30 de la madrugada.

Avistamiento del posible secuestrador

23 días después de lo ocurrido, una pareja (los Smith) informó a la policía del avistamiento de un hombre con un niño esa noche. Según los Smith, vieron a un hombre alrededor de las 22:00 a 460 metros del apartamento de los McCann. Llevaba una niña de 3/4 años que tenía el pelo rubio y a piel pálida, vestía un pijama de color claro e iba descalza. La identificación facial informática del sospechoso se creó por primera vez en 2008 y se publicó en 2013 por la policía en un programa de televisión de la BBC.

Horas después de la desaparición

Se reconoció que, durante las llamadas "horas doradas", se cometieron errores ya que ni la policía fronteriza ni la marina recibieron descripciones de la niña hasta pasadas unas horas, los controles en las carreteras no se colocaron hasta 12 horas después y la Interpol no reportó la desaparición global hasta pasados cinco días. Además, tampoco se entrevistó a todos los que se alojaban en el complejo turístico, no se aseguró la escena del crimen en la que llegaron a entrar unas 20 personas, se pisotearon pruebas, algunos oficiales no usaron guantes ni ropa protectora... En definitiva, hubo muchos detalles que entorpecieron la investigación en las horas más importantes.

Los padres como sospechosos

En septiembre de 2007 la investigación colocó a Kate y Gerry McCann como presuntos sospechosos y fueron interrogados por la muerte accidental de su hija. Estas acusaciones iniciaron por las incongruencias en las declaraciones de los progenitores, tanto entre ellos como entre los amigos que les acompañaban.

Varios perros policía se trasladaron a Portugal para inspeccionar los lugares implicados. Uno de ellos reconoció "olor a cadáver" en el peluche de la niña, en un armario, en la ropa de la madre y en el maletero del coche (y en muchas más zonas de este), que alquilaron los padres 25 días después de la desaparición. Además, se encontró ADN que coincidía en parte con el de Madeleine, detrás del sofá del apartamento y en el vehículo de la familia.

Medios de comunicación, relaciones públicas y financiación

Un oficial de la Policía Judicial reconoció en 2010 que a policía portuguesa sospechó de los McCann desde el principio debido al "circo mediático" que crearon. De hecho, el caso se llevó durante los primeros días a través de una multinacional de relaciones públicas.

Los padres de la niña crearon "Madeleine's Fund: Leaving No Stone Unturned Ltd" una fundación que a día de hoy ha recibido millones de euros en donaciones con los que los McCann pagaron parte de su hipoteca. Incluso, con ese dinero, contrataron a detectives privados durante seis meses. Por otro lado, en 2008 Express Group pagó más de un millón de euros al fondo en concepto de daños por difamación derivados de artículos sobre los McCann y sus amigos.

En mayo de 2011 se retomó la investigación con un equipo de 29 detectives y ocho civiles. Para 2015 ya habían investigado más de 8.000 avistamientos, traducido decenas de miles de documentos, tomado 1.338 declaraciones, recopilado 1.027 pruebas e investigado a 650 agresores sexuales y 60 personas de interés. Cada año que pasaba, se reducía la investigación pero se seguía financiando por parte del Ministerio de Interior británico por lo que, en 2018 había costado más de 13,6 millones de euros.

Las hipótesis

  1. Secuestro: la primera hipótesis dice que unos secuestradores profesionales raptaron a Madeleine con el único objetivo de conseguir una gran cantidad de dinero. Sin embargo, nunca se ha recibido ninguna petición.
  2. Trata de niñas: otra causa de la desaparición de la niña insiste en el secuestro pero, en este caso, con el objetivo de incorporarla a redes de pedofilia o trata de niñas en lugares remotos.
  3. Delincuente sexual: se cree que un pedófilo, violador, secuestrador... se hizo con Madeleine por interés propio.
  4. Los padres: después de las varias pruebas que salieron a la luz y la mala imagen que consiguieron los padres, esta puede ser una hipótesis y es que la niña podría haber sido victima de un trato negligente.

En la actualidad

Los investigadores del caso de la desaparición de Madeleine McCann están 100% seguros de que el delincuente sexual Christian Brueckner fue quien secuestró y asesino a la niña, según el The Mirror.