Agentes de la Policía Nacional y la Policía Local de Palma llevaron a cabo este miércoles por la tarde una gran redada en Son Gotleu contra una banda que había copado el tráfico de heroína en la ciudad. Un gran contingente policial se desplegó por la plaza Fra Joan Alcina y cortó la calle Pico Veleta. Los investigadores inspeccionaron cinco locales, arrestaron a una decena de personas y se incautaron de diversas cantidades de droga, en muchos casos ocultas en las alcantarillas o en los bajos de los coches aparcados. 

La intervención es fruto de una investigación llevada a cabo por los agentes del Grupo II de Estupefacientes de la Policía Nacional, en el que están integrados un equipo de policías locales. Los investigadores habían descubierto que un grupo, integrado sobre todo por ciudadanos nigerianos, se estaba dedicando al tráfico de heroína en Son Gotleu. Era el inicio de la operación Krepis.

20

Gran operación contra el tráfico de heroína en Son Gotleu X. P. y Bernardo Arzayus

Las pesquisas se centraron en una serie de establecimientos de la calle Pico Veleta y de los alrededores de la plaza Fra Joan Alcina. Ayer sobre las siete de la tarde un gran contingente policial, en el que participaron decenas de agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana se desplegó por el corazón de la barriada. 

El apabullante despliegue evitó cualquier conato de resistencia. Los agentes realizaron registros en varios establecimientos, como supermercados y bares. Enseguida la calle apareció cubierta por las dosis de droga que los camellos se apresuraban a quitarse de encima. Con los sospechosos esposados, los agentes inspeccionaron tanto los interiores de los locales como los numerosos escondrijos que utilizan para esconder las dosis en la calle. Así, hallaron bolsitas que supuestamente contenían heroína en los agujeros de alcantarillas, bajo las baldosas de la calle y en los bajos de los coches aparcados. La Policía se incautó también de diversas cantidades de marihuana.

Las actividades del grupo de narcos había despertado una gran alarma social y generado quejas vecinales, tanto por la peligrosidad de la droga que vendían como porque actuaban muy cerca de un colegio.