Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden tres años de cárcel por una gran plantación de droga en Palma

La operación se realizó en La Soledat y se intervinieron más de cien kilos de marihuana

Imagen de la droga intervenida por la Policía. | CNP

La fiscalía de Palma reclama una condena de tres años y nueve meses de prisión para un individuo de 65 años de edad, que fue el único detenido en una operación policial, desarrollada en la barriada de La Soledat, en la que se intervino una gran plantación de marihuana. En esta vivienda se localizaron unos cien kilos de droga, preparada para ser distribuida entre pequeños traficantes de droga de la ciudad.

Este operativo se desarrolló en el mes de octubre del pasado año. Se trató de una operación conjunta entre la Policía Nacional y la Policía Local de Palma.

La intervención fue el resultado de una investigación previa de ambos cuerpos policiales, que habían detectado el aumento de personas que se dedicaban al tráfico de estupefacientes en la barriada de La Soledat. Además, varios vecinos también habían mostrado su preocupación por esta mayor presencia de traficantes.

Tras solicitar autorización judicial, la Policía llevó a cabo el operativo, que consistió en la entrada y registro de la vivienda donde se centraban todas las sospechas. Era una casa ubicada en la calle Manacor, en Palma, en la que residían dos personas, que se encargaban de custodiar la plantación de marihuana. Para entrar en la casa se tuvo que forzar la puerta. Dentro del domicilio no había nadie, pero sí se confirmó que se trataba de un centro de producción y almacenaje de la marihuana. Además de las plantas, la Policía encontró unos 50 focos de luz y aparatos de ventilación, conectados ilegalmente a una instalación eléctrica, que facilitaban el crecimiento de las plantas.

En la vivienda residía un okupa, que era el encargado de vigilar el crecimiento de las plantas de marihuana

decoration

La marihuana estaba distribuida por diferentes dependencias de la vivienda. En total se encontraron unas 500 plantas, que arrojaron un peso aproximado de unos cien kilos. La Policía apuntó a que los traficantes podrían haber obtenido unos 60.000 euros de beneficios con la venta de estas drogas.

Pese a que el inquilino no estaba en el momento de la intervención, después fue detenido y ahora afronta un juicio, bajo la grave acusación de un delito de tráfico de drogas.

Compartir el artículo

stats