Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio a un falso ingeniero que falsificó el título universitario

Utilizaba su inventada formación en ingeniería de caminos para dar cursos de salud y seguridad laboral - La fiscalía pretende que cumpla una condena de seis años de cárcel

El juicio se celebrará esta próxima semana en la Audiencia de Palma. | M.M

Su formación académica era envidiable, pero en realidad era todo falso. Un individuo de 45 años de edad tendrá que sentarse esta semana en el banquillo de los acusados, para defenderse de dos graves delitos, falsedad e intrusismo profesional. La fiscalía pretende que este hombre cumpla una condena de seis años y medio de prisión. Afrontará el juicio disfrutando de libertad provisional.

El acusado, según detalla el escrito de acusación, se presentaba como ingeniero de caminos, puertos y canales. Estudios que, en teoría, había realizado en la Universidad de Granada y que le permitía desarrollar esta profesión. Para dar forma oficial a su formación universitaria, el individuo había falsificado el título universitario. Y para dar mucha más validez al título había acudido a una notaría de Manacor para compulsar una fotocopia del certificado falso de finalización de estudios superiores.

Durante varios años este acusado se dedicó a impartir cursos de seguridad laboral, además de certificar títulos de especialización. Empezó a trabajar en el año 2001 y durante varios meses fue contratado por una empresa especializada en asuntos de prevención de riesgos laborales. El acusado se desplazaba a las empresas que le contrataban, realizaba un estudio de las condiciones de seguridad laboral, daba cursos de formación a los empleados y después firmaba los correspondientes certificados. Todos estos cursos no tienen ningún tipo de validez porque están firmados todos ellos por un técnico que no tenía los estudios mínimos para poder certificarlos.

Todos los cursos y títulos que firmó no tienen ningún tipo de validez al no poder certificarlos

decoration

El título falso de ingeniero de caminos, según mantiene la fiscalía, lo utilizó también para demostrar que estaba acreditado para actuar de coordinador de seguridad y salud laboral en obras en construcción. Creó incluso una empresa, con la que ofrecía proyectos de diseño y construcción. Llegó a ser contratado como ingeniero por un particular, que le pagó para que diseñara el proyecto de una cascada en la piscina de su domicilio. Lógicamente, al no contar con los mínimos conocimientos de ingeniería, el proyecto nunca se realizó, pese a que cobró por ello.

La acusación pretende que el falso ingeniero indemnice a los perjudicados con unos 20.000 euros. Se da la circunstancias que muchas de las cantidades que cobró no eran muy elevadas, por lo que muchas de las víctimas incluso han renunciado a recuperar el dinero. Cuando fue denunciado se le intervino muchos documentos falsificados.

Compartir el artículo

stats