La Audiencia de Palma tiene previsto celebrar la próxima semana a un individuo de nacionalidad italiana, de 59 años de edad, que está acusado de agredir sexualmente de la hija de la que era s compañera sentimental.

El hombre, que está en prisión preventiva, convivía con su pareja y con las dos hijas de la mujer, ambas menores de edad. El nivel de confianza era muy alto entre el acusado y las dos menores.

La fiscalía relata en su escrito de acusación que el hombre solía dar masajes a una de las niñas. Lo hacia en el propio domicilio, pero cuando estaban los dos solos. Aprovechaba el masaje para tocarle los muslos y realizarle rozamientos por sus zonas íntimas.

En una ocasión, según la fiscalía, el individuo fue más lejos. Mientras le realizaba el masaje por la zona del glúteo, llegó hasta la zona íntima de la víctima. Accedió por debajo de la ropa interior e introdujo, siempre según la versión de la denunciante, uno de sus dedos en la vagina de la menor.

La víctima denunció estos hechos y a partir de ese momento se vio obligada a seguir un tratamiento psicológico en la unidad terapéutica de abuso sexual.

El presunto agresor ingresó en prisión tras la denuncia.