Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca, la meca mundial del psicobloc

Miles de deportistas de todo el mundo viajan cada verano a la isla para practicar este deporte

La Cova des Cossi, donde ocurrió el accidente. | HERMANOS POU

La Cova des Cossi, donde ocurrió el accidente. | HERMANOS POU

El mallorquín Miquel Riera, fallecido en 2019 a los 56 años de edad, está considerado el inventor del psicobloc, y su libro Psicobloc Mallorca: guía de escalada es uno de los principales referentes de esta modalidad, que consiste en trepar por acantilados que sobresalen en el mar, sin cuerdas ni anclajes, de manera que al caer se va a parar al agua.

Pese a que el psicobloc se practica desde hace décadas, en los últimos diez años ha adquirido un auge notable, y cada verano atrae a la isla a miles de aficionados de todo el mundo. Dos de ellos fueron los hermanos Iker y Eneko Pou, dos de los mejores escaladores españoles del momento. «Vinimos en 2008 precisamente para practicar psicobloc», explicaba ayer Iker, «y aquí nos hemos quedado». Otro de los habituales de los acantilados de Mallorca cada verano es el norteamericano Chris Sharma, al que muchos consideran el mejor escalador de psicobloc del mundo.

El mallorquín Miquel Riera, fallecido hace dos años, está considerado el padre del psicobloc.

decoration

«No hay en el mundo un lugar mejor para hacer psicobloc que Mallorca», comenta Iker Pou, «por la cantidad de sitios y la calidad de las rocas y el agua». De hecho, explica, cada verano se desplazan miles de personas de todo el mundo para practicar este deporte en la isla.

Iker Pou comenta que la cifra de accidentes «es casi nula. Puedes recibir algún golpe, pero en la mayoría de los casos no son graves. Es bastante seguro si se practica bien, porque no buscas altura, sino la dificultad. Se trata de buscar siempre rocas desde donde tengas una caída limpia al mar, y antes de iniciar una vía inspeccionamos el fondo, para asegurarnos de que hay profundidad y no hay rocas».

De hecho, los hermanos Pou han estado practicando psicobloc estos días en la zona del accidente de la Cova des Cossi. «No nos explicamos qué les ha podido pasar, ha sido una desgracia».

Los hermanos Iker y Eneko Pou. | HERMANOS POU

Toni Sosa, cabo del Grupo de Rescate de los Bombers de Mallorca coincide en que el número de accidentes es muy bajo. «No suelen coger mucha altura, y al caer al mar no se hacen daño».

«El problema», explica Sosa, «suele darse al intentar salir del agua. Sobre todo si hay mala mar y la gente se empeña en trepar, y las olas les golpean contra las rocas. En estos casos hay que alejarse de las rocas y nadar hasta una cala».

El cabo de los Bombers apunta a que más o menos se produce un accidente grave de psicobloc cada dos años. En la última década han fallecido al menos otras dos personas que realizaban esta modalidad en la isla: un joven que se ahogó tras caer al agua en Cala Serena, en Felanitx, en 2012, y otro que se precipitó en el Dique del Oeste de Palma en 2014.

Compartir el artículo

stats