Un catamarán valorado en un millón y medio de euros quedó ayer destruido y se hundió tras un devastador incendio en el puerto de Palma. El fuego, causado al parecer por un fallo eléctrico, comenzó de madrugada y los bomberos lo dieron por extinguido, pero se reavivó por la mañana con una enorme columna de humo negro visible desde casi toda la ciudad. Tras sofocar las llamas, se colocaron una barreras alrededor del barco para contener un posible vertido contaminante.

Un incendio destruye un catamarán en el puerto de Palma Irene R. Aguado / José Luis Miró / DM

A las dos de la madrugada, un vigilante de seguridad descubrió que el Argonaut, un catamáran de bandera noruega y propiedad de un suizo, estaba ardiendo. La embarcación, de 16 metros de eslora y fabricada con fibra de carbono, estaba amarrada en un pantalán del Real Club Náutico de Palma. Varios empleados del club se movilizaron enseguida para desconectar la conexión eléctrica del barco afectado y apartar otros dos para evitar que se vieran afectados por las llamas. Los Bombers de Palma dieron el fuego por extinguido al filo de las cuatro de la madrugada. 

12

Arde un catamarán en el puerto de Palma Irene R. Aguado

Pero el incendio se reavivó con fuerza a las siete y media de la mañana. Tras una pequeña explosión, el barco quedó totalmente envuelto en llamas y una gran columna de humo negro se alzó sobre él. Los bomberos regresaron al lugar y se movilizaron también efectivos de la Policía Portuaria, Salvamento Marítimo, Policía Nacional y Guardia Civil. Los equipos de emergencias trabajaron durante unas dos horas para sofocar de nuevo el incendio

La embarcación quedó completamente destruida por el fuego y acabó yéndose a pique. La dirección general de Emergencias activó el plan especial de contingencia por contaminación accidental de aguas marinas ante la posibilidad de un vertido. Aunque no se detectó ningún derrame, se colocaron barreras alrededor de los restos del catamarán.

Las primeras hipótesis sobre el origen del incendio apuntan a un fallo eléctrico. El propietario del barco fue avisado ayer mismo del siniestro y se ha empezado a analizar ya la situación de la embarcación para llevar a cabo el reflotamiento y la retirada de los restos carbonizados