Eran las 3 de la mañana cuando la hija menor de Juan Francisco Vargas, padre de Yéremi, despertó a los vecinos con sus gritos por una presunta agresión sexual. La menor aseguraba, a voces, que el autor del abuso era su padre. Horas después Juan Francisco era detenido acusado de agredir sexualmente a su hija de 13 años. La denuncia fue interpuesta por la propia víctima. El padre de Yéremi ha roto su silencio a través de una carta enviada a 'El programa del verano' para dar su versión de los hechos: niega lo sucedido y acusa a su hija de un "complot".

El padre de Yeremi asegura que la niña había ido a casa de su novia a pasar la noche con ellos. "Se metió en nuestra cama para ver una película", aclara. Después, asegura que se quedaron dormidos y se despertó al escuchar gritar a su hija. "Me despertó mi hija diciendo que había intentado violarla. Me desmayé de la impresión, me quedé dando convulsiones en el suelo".

Juan Francisco Vargas fue detenido y pasó ayer a disposición judicial, aunque se acogió a su derecho de no declarar, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). La jueza de guardia, que corresponde al juzgado de Instrucción 6 de Las Palmas de Gran Canaria dictó libertad mientras continúan las diligencias y estableció medidas de alejamiento sobre la niña. Mientras la investigación avanza, Vargas se ha mostrado destrozado en su misiva: "Mi familia está fatal, yo daría todo por mi hija. Me hicieron un complot, hacía un mes y medio que mi hija no me hablaba". 

Ithaisa, madre de Yéremi: "No tiene nada que ver con mi hijo"

Ante el impacto de la noticia y el revuelo mediático que ha despertado, Ithaisa Suárez, la madre del pequeño Yéremi Vargas, se ha pronunciado para zanjar y poner fin a los comentarios que se han vertido en las redes sociales tras conocerse la detención del padre de su hijo: “Este tema que ha pasado hoy no tiene absolutamente nada que ver con lo que le pasó a mi hijo”

14 años desaparecido

El 10 de marzo se cumplieron 14 años de la desaparición de Yéremi Vargas. Aquel día de 2007, el niño de siete años desapareció sin dejar de rastro. Algunas miradas apuntaron al padre del niño, pero en seguida la policía lo descartó. 

La hipótesis principal se ha centrado en la persona de Antonio Ojeda Bordón, conocido como 'El Rubio', que ha estado en prisión cumpliendo condena de cinco años por abusos sexuales a otro niño de nueve años en 2012.