Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana negra | Un perro guardián de los enganches ilegales

El perro guardián de los enganches ilegales.

Los agentes de la Policía Local de Palma, a través del Grupo de Investigación y Seguimiento de Denuncias (GISD), realizaron una actuación conjunta con operarios de Emaya para combatir la defraudación en el suministro de agua. Los funcionarios identificaron a 120 personas en el barrio palmesano de Son Gotleu por otros tantos enganches ilegales. Muchos de los contadores estaban manipulados para alterar el consumo real. Los técnicos de la compañía municipal se encargaron de poner los correspondientes precintos a excepción de en una de las instalaciones. La solución que habían encontrado los presuntos defraudadores para lograr su propósito era muy sencilla: un American Stanford, una de las razas de perros potencialmente peligrosas, estaba atado a los contadores con una función claramente disuasoria. De hecho logró fácilmente su propósito.

Plaga de accidentes de tráfico en Alcúdia 

El final del mes de agosto está siendo muy accidentado en Alcúdia. En los últimos días se han registrado en el municipio una notable cantidad de siniestros, por fortuna sin víctimas graves. El viernes de la semana pasada un conductor perdió el control de su vehículo y se estrelló contra otros dos que estaban aparcados en el camino de Can Blau. El martes por la mañana, en la carretera del Port de Pollença, se produjo una colisión entre varios coches. Una de las conductoras, embarazada de siete meses, fue trasladada a un hospital. Casi al mismo tiempo, una ciclista que al parecer circulaba en dirección contraria fue arrollada por un turismo. El miércoles de madrugada, un conductor salió ileso tras volcar en camino viejo de La Victòria y estrellarse contra un muro de piedra. Y unas horas después, un coche acabó cayendo a un torrente en la calle Ciutadella por un descuido del conductor, que olvidó poner el freno de mano.

Uno de los coches siniestrados estos días en Alcúdia.

Uno de los coches siniestrados estos días en Alcúdia. Policía Local d'Alcúdia

El conductor indispuesto cuyo coche desapareció 

Hace unos días, un joven circulaba por Palma cuando sufrió un síncope. El conductor, que padece una enfermedad, fue consciente enseguida de lo que estaba pasándole y detuvo el vehículo de inmediato. Lo aparcó como pudo y cogió un taxi para ir al hospital. Estuvo un día ingresado y cuando le dieron el alta fue en busca de su coche. Había desaparecido. El hombre realizó varias gestiones y acabó descubriendo que se lo había llevado la grúa al depósito municipal. Lo había dejado en una parada de taxis sin darse cuenta. Así que tuvo que acudir a la Policía Local, con un justificante médico, para poder retirar el automóvil sin abonar los gastos al tratarse de una causa de fuerza mayor.

Un yate de veinte metros, a punto de hundirse en el Club de Mar

Una fuga de agua dulce inundó el jueves un yate de veinte metros de eslora amarrado en el Club de Mar y puso en riesgo su flotabilidad. De hecho la embarcación se escoró peligrosamente y amenazaba con hundirse. Varias dotaciones de Bombers de Palma se personaron en el lugar y comenzaron a achicar el agua con bombas para evitar que se hundiera. Durante unas tres horas estuvieron trabajando en el muelle. Gracias a estos esfuerzos, consiguieron poner el barco a flote y a salvo.

Compartir el artículo

stats