Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia machista

La mujer agredida de Langreo niega que su marido pegara a su hijo de diez años

Asegura que "en ningún momento" utilizó el palo de la escoba contra el menor

Dos coches patrulla junto a la sede de la Policía Local en Langreo.

Dos varones fueron detenidos en Langreo y Proaza por violencia doméstica. Uno de ellos agredió a su esposa y a un hijo de diez años con una escoba, mientras que el otro, además de golpear a su mujer, la obligó a mantener relaciones sexuales.

La mujer agredida en Langreo negó este jueves que su marido pegara a su hijo de diez años. La Policía Local de Langreo detuvo el martes en uno de los núcleos rurales de la parroquia de Riaño a un hombre acusado de un presunto delito de violencia de género por golpear repetidamente, según informó el gobierno local, a su esposa y a su hijo de diez años con el palo de una escoba.

La mujer replicó este jueves que "lo que es, es, pero lo que no es, no es. Y mi marido en ningún momento le pegó a mi hijo ni tuvo intenciones de ello. Y en ningún momento se rompieron muebles ni había cristales en el suelo", indicó esta langreana, que detalló que así lo expuso también en su declaración ante la Guardia Civil y ante la jueza. "Dejé muy claro que en ningún momento mi marido quiso agredir a mis hijos"

El juzgado de Instrucción número 1 de Grado, por su lado, dictó una orden de protección para una mujer nacida en Gijón pero residente en Proaza, que denunció haber recibido una brutal paliza por parte de su pareja, quien supuestamente después le habría obligado a acostarse con ella en contra de su voluntad. Los hechos sucedieron en la madrugada del jueves 19 , en el concejo de Proaza. El hombre fue detenido horas después del ataque por la Guardia Civil y puesto a disposición judicial. Poco después quedó en libertad a la espera de juicio.

La paliza ocurrió en la vivienda del agresor. La víctima refirió heridas en un ojo, en la mandíbula y en el cuello. Tras la paliza, el hombre habría obligado a su pareja a acostarse con ella y esta, para evitar volver a ser golpeada, habría optado por no oponer resistencia. La Guardia Civil de Trubia llevó la investigación del caso y realizó el atestado, tras haber sido denunciados los hechos. La paliza del jueves no habría sido el primer caso de violencia de este hombre sobre su esposa.

La Fiscalía solicitó al juez el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza entiendo que los hechos fueron constitutivos de delitos de violencia en el ámbito familiar y de agresión sexual. La misma pena solicitó la acusación particular de la mujer, sin éxito. Al final el tribunal decidió dejar en libertad provisional al acusado y poner en marcha medidas de protección para la víctima, que aún se recupera de las heridas. La acusación particular remitió ayer un auto solicitando de nuevo la prisión para el supuesto responsable.

Compartir el artículo

stats