Los dos hombres detenidos por la Policía Nacional acusados de traficar con grandes cantidades de drogas de diseño ingresaron en prisión el pasado fin de semana por orden judicial. Según explicaron fuentes próximas al caso, ambos se acogieron a su derecho a no declarar ante el juez, que ordenó su encarcelamiento incondicional por un presunto delito contra la salud pública.

La operación, una de las más importantes de los últimos años contra la distribución de drogas sintéticas, ha permitido incautar 21.370 pastillas de éxtasis y varios kilos de ‘speed’, ‘cristal’, ‘cocaína rosa’, ketamina y hachís. Según la investigación, iniciada hace varios meses y que culminó el pasado viernes, los dos sospechosos vendían importantes cantidades de estupefacientes en fiestas ilegales tanto en Palma y sus alrededores como en Manacor e incluso en Eivissa. El principal acusado está considerado uno de los mayores distribuidores de drogas de diseño de Balears, según la Policía Nacional.