Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana negra | Los apuros de un tráiler en la calle Jesús

El tráiler, atrapado en una esquina de la calle Jesús.

El tráiler, atrapado en una esquina de la calle Jesús. X. P.

El pasado miércoles por la mañana el conductor de un tráiler entró en Palma por la calle Jesús. Probablemente por error, porque cuando llegó al punto en el que la calle se vuelve de dirección única, se percató de que se había metido en una trampa. El vehículo solo podía seguir por la calle Francisco Rover, pero en ese punto, territorio tomado por los gorrillas, los coches se aparcan apurando al máximo el espacio y resulta imposible el paso de un camión. Así que el conductor se vio obligado a intentar una complicada maniobra para girar en redondo y salir por donde había entrado. Contó con la ayuda de un buen samaritano que bajó de su moto y dos de los aparcacoches habituales de la zona, que no parece que aportaran mucho. Pero no había manera, ni siquiera cuando empujó a las bravas varios contenedores de basura con el remolque para hacer más sitio. La intervención de una vigilante de la ORA resultó providencial para regular el tráfico y ayudar al sufrido camionero en una difícil maniobra marcha atrás entre las filas de coches aparcados y conseguir salir de allí. Cerca de media hora estuvo atrapado, y probablemente no le quedaron ganas de volver a pasar por esa calle en bastante tiempo.

Excesos de velocidad en el Camí de Son Mendivil, en Llucmajor 

El pasado día 20 el radar de la Policía Local de Llucmajor cazó a un conductor que circulaba a 108 kilómetros por hora por el Camí de Son Mendivil, una vía rural con un límite marcado en 40 por hora. Desde la Policía explican que estos controles de velocidad se instalan allí donde se registran quejas vecinales por estos excesos. Insisten en que no tienen afán recaudatorio, sino que solo pretenden evitar accidentes. Por eso no se esconden y suelen repetir cada cierto tiempo en las mismas vías. De hecho, el pasado mes de abril ya pillaron exactamente en el mismo punto a otro coche a 115 kilómetros por hora.

Un perro mata a un cachorro en una finca de es Vivero 

La escena tuvo que ser bastante horrible. Varios vecinos de la calle Alber, en la barriada palmesana de es Vivero, avisaron a la Policía el pasado sábado porque en una finca un perro había matado a dentelladas a un cachorro. Según explicaron, durante toda la noche habían estado oyendo los ruidos de la pelea. El propietario de los animales no estaba en la casa, y se llegó a solicitar la intervención de los bomberos para forzar el acceso y que el personal de Son Reus pudiera hacerse cargo del animal muerto. Finalmente la Policía logró localizar a la dueña, que acudió a la casa y se encargó de todo.

El preso de permiso que buscaba «medicamentos» por Palma 

Un preso de permiso se mostraba errático mientras deambulaba la noche del pasado domingo por la Plaza de España. Una patrulla de la Policía Local de Palma se percató de su comportamiento extraño y se interesó por él. El recluso aprovechó para expresarles su intención de no regresar al Centro Penitenciario. «Necesito medicamentos, pero no me los dan en prisión», argumentó. Con este pretexto se presentó también en el PAC de s’Escorxador. Sin embargo, al contactar con la cárcel, les indicaron que disponía allí de toda la medicación que precisaba. La excusa no prosperó y fue devuelto al penal horas después.

Compartir el artículo

stats