Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Okupas desalojados: «Nos vamos porque nos lo pedís, pero volveremos a okuparla»

Agentes de la Policía Local sorprendieron a dos okupas forzando la puerta de una vivienda de Palma para instalarse allí - Antes de marcharse, los intrusos amenazaron con regresar

Agentes  de la Policía Local durante una actuación en Palma.

Agentes de la Policía Local durante una actuación en Palma. Policía Local

Los fuertes ruidos de madrugada procedentes de una vivienda deshabitada de la calle Jeroni Pou de Palma hicieron despertarse sobresaltados a los vecinos el pasado domingo. Sus temores apuntaban a que estuvieran tratando de okupar la casa. Tras avisar a los servicios de Emergencia, una patrulla de la Policía Local se personó en la vivienda. Los dos individuos estaban forzando la puerta con una pata de cabra. «Ahora nos vamos porque nos lo pedís, pero luego volveremos», respondieron desafiantes los dos individuos.

Los hechos ocurrieron sobre las tres de la madrugada del pasado domingo en un edificio de la calle Jeroni Pou de Palma. Dos individuos eran sabedores de que un inmueble permanecía deshabitado desde hacía bastante tiempo y trataban de irrumpir en él por la fuerza.

Puerta forzada

La actuación de estos dos individuos fue de todo menos discreta. Provistos de una pata de cabra, trataban de forzar la puerta. Pero el estruendo que hicieron hicieron despertarse al vecindario abruptamente.

Después de recibir una llamada a través de los servicios de emergencia, una patrulla de la Policía Local se personó instantes después en el lugar. No obstante, los intrusos no se amilanaron en absoluto al ser descubiertos por los agentes. «Vamos a okupar la vivienda», respondieron sin ambages a los agentes.

Los policías identificaron a los dos sujetos. También les advirtieron de que si pretendían entrar en el domicilio incurrirían en un delito de usurpación de uso. La advertencia no les hizo desistir. Solo de manera temporal. «Nos vamos porque nos lo pedís, pero luego volveremos», aseveraron. La esposa de uno de ellos no tardó en aparecer y justificó la acción. «Mi niño no se puede quedar fuera». subrayó.

A pesar de mostrarse reacios a abandonar el lugar, los tres individuos no tardaron en marcharse y su intento de okupación quedó frustrado. Los agentes, por su parte, localizaron de madrugada a los dueños y les instaron a que se personaran de inmediato en su inmueble de la calle Jeroni Pou. Una mujer y su hija acudieron ante el requerimiento policial. Al ver los destrozos que les habían causado, optaron por cambiar la puerta para que los okupas no se pudieran colar en ella.

Emaya y la Policía Local. | POLICÍA LOCAL

25 fraudes al agua, detectados por Emaya y Policía Local

El Grupo de Investigación y Seguimiento de Denuncias (GISD) de la Policía Local, en estrecha colaboración con técnicos de Emaya recibieron en las últimas semanas 40 denuncias de particulares por defraudación del consumo del agua. Las posteriores pesquisas sirvieron para determinar que, estos casos denunciados, 25 eran fraudes del agua. La mayoría de ellos por enganches ilegales. Muchos de los okupas aseguraron que el sujeto que les cobró por un falso ’alquiler’ les dijo que el agua estaba incluida.

Compartir el artículo

stats