Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos implicados en el crimen de s’Arenal se entregan a la Policía en Holanda

La fiscalía lo rechaza: «El delito se cometió en el extranjero, no es probable que se transfiera el proceso»

La última patada de la paliza mortal al turista holandés en Mallorca GeenStijl.nl

Dos de los ocho jóvenes holandeses que presuntamente participaron en la paliza que le costó la vida a un compatriota en s’Arenal se han entregado a la Policía en su país, según ha publicado el diario De Telegraaf. Sin embargo, las autoridades holandesas han manifestado que no pueden hacer nada todavía, ya que están a la espera de recibir las indicaciones del juzgado de Palma que instruye el caso. A pesar de ello, los abogados defensores de estos jóvenes ya se han manifestado en contra de que sus clientes puedan ser extraditados a España, frente al criterio de la fiscalía de su país.

La muerte del turista holandés Carlo Heuvelman, de 27 años, ocurrida el pasado domingo en Son Espases tras recibir una paliza sin motivo cuatro días antes a manos de un grupo de jóvenes compatriotas en la primera línea del Balneario 1 de la Playa de Palma, ha tenido una amplia repercusión en los Países Bajos.

El grupo de sospechosos, formado por ocho jóvenes de entre 18 y 20 años, atacó de forma indiscriminada a cinco chicos con los que se cruzó aquella madrugada. Cuatro de ellos se recuperaron de sus heridas, pero Carlo Heuvelman sufrió gravísimas lesiones cerebrales y falleció. Tras la agresión, los ocho sospechosos regresaron precipitadamente a su país. Mientras tanto, la Policía Nacional ha logrado identificarles plenamente y continúa trabajando para determinar la responsabilidad concreta de cada uno de ellos en el homicidio. Esta investigación se plasmará en un atestado que se entregará al juzgado de Palma que entiende el caso, y que dictará las órdenes europeas de detención y entrega, para que los presuntos autores del crimen sean extraditados a España para ser juzgados.

Según informa el diario De Telegraaf, dos de los presuntos implicados se han intentado adelantar a esta detención y se han presentado durante los últimos días ante la Policía de su país. Fuentes de la Policía holandesa indicaron que no podían hacer nada por el momento, y que estaban a la espera de recibir la solicitud de asistencia por parte de las autoridades españolas.

Otro diario holandés, De Volkskrant, anunciaba ya la estrategia de los abogados de algunos de los sospechosos, para tratar de evitar su extradición a España, algo que el ministerio público del país apuntó que «difícilmente tendría éxito».

Según añade este periódico, el abogado Jaap Willem Roozemond, representante de uno de los chicos, declaró que «los acusados son holandeses y la víctima es holandesa. No hay ninguna razón para entregarlos a la justicia española». Otro abogado, citado por el mismo medio, declaraba que su cliente está «terriblemente conmocionado por lo ocurrido y ha prometido explicar todo lo que ocurrió a la Policía holandesa». Añadió que los jóvenes son por ahora solo sospechosos, y que sería muy importante que pudieran ser visitados por sus familiares en el caso de que se dictara prisión preventiva contra ellos.

Por su parte, un portavoz del ministerio público holandés citado también por De Volkskrant manifestaba: «No es razonable que los holandeses puedan portarse mal en vacaciones y luego ser juzgados aquí. El delito se cometió en el extranjero y no es probable que se transfiera el procesamiento. Parece inevitable que el grupo de amigos deberá ser juzgado por un tribunal español».

El diario digital NRC refiere que, pese a que «Mallorca es conocida por sus noches violentas, la isla se ha visto sacudida por un crimen sádico y brutal».

Compartir el artículo

stats