Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía ultima el atestado del crimen de s’Arenal antes de las órdenes de arresto

Prosiguen con la toma de declaración de testigos de la agresión que causó al muerte al turista

Dotaciones de la Policía Nacional patrullan por la Playa de Palma. | B.RAMON

Dotaciones de la Policía Nacional patrullan por la Playa de Palma. | B.RAMON

Los agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional están ultimando el atestado sobre la muerte de Carlo Heuvelman, el turista holandés de 27 años que falleció el pasado domingo a consecuencia de una paliza que recibió el pasado día 14 de madrugada en plena calle de s’Arenal. Los investigadores pretenden dilucidar exactamente el grado de participación de los ocho presuntos agresores antes de solicitar las órdenes europeas de detención y entrega. Por eso en los últimos días han continuado con un exhaustivo visionado de todas las cámaras de seguridad de la zona y han tomado declaración a nuevos testigos.

Los agentes de Homicidios tienen previsto culminar el atestado en pocos días, probablemente en menos de una semana. En el informe, que se entregará al titular del juzgado que instruye el caso, se pretende determinar con exactitud el grade de participación de los ocho presuntos agresores que atacaron a Calro Heuvelman y a varias personas más de forma totalmente gratuita en la madrugada del pasado 14 en la primera línea de playa, a la altura del Balneario 1 de s’Arenal. El joven turista fue trasladado a Son Espases en estado crítico, con graves lesiones cerebrales, y falleció allí cuatro días después.

Fuentes de la Policía explican que la responsabilidad en la muerte del turista difiere entre los miembros de la banda. Según la declaración de testigos y las imágenes de las cámaras de seguridad, hubo algunos que solo sujetaron a la víctima, mientras que otros le patearon cuando estaba en el suelo.

Carlo Heuvelman. | DM

Carlo Heuvelman. | DM

Los investigadores están plasmando en su informe la presunta responsabilidad individual de los ocho sospechosos. Será entonces, una vez en el juzgado, cuando el juez dicte las preceptivas órdenes europeas de detención y entrega.

Cuando la Policía logró identificar a los presuntos agresores, todos ellos de nacionalidad holandesa al igual que la víctima, ya habían regresado a su país. En Palma solo quedaba un miembro del grupo, que fue detenido en el aeropuerto y puesto posteriormente en libertad al comprobarse que su participación en la agresión era tangencial.

Los otros ocho están totalmente identificados, por lo que se espera que sean arrestado por la Policía de los Países Bajos en cuanto el juzgado de Palma emita su orden de arresto.

Compartir el artículo

stats