Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana negra | La policía de palma duplica sus patrullas nocturnas

Agentes de la Policía Local de Palma en prácticas, durante un control.

Agentes de la Policía Local de Palma en prácticas, durante un control.

La Policía Local de Palma ha recibido toda una inyección de capital humano con la llegada de un centenar de agentes en prácticas, que se han incorporado al servicio desde principios de verano. La mayoría de ellos están pendientes de completar su formación en la EBAP, por lo que no llevan armas, pero suponen un refuerzo notable. Hasta el punto de que la Unitat Nocturna ha doblado las patrullas de servicio en las calles de Palma, que pasan de seis a doce. Estas unidades están formadas por un agente veterano y uno o dos policías en prácticas. En la Policía están encantados con las jóvenes incorporaciones, que suplen su falta de experiencia con grandes dosis de ilusión y entrega

Dos actuaciones de emergencia en Pollença y Alcúdia

La chica rescatada en Cala Sant Vicenç.

La chica rescatada en Cala Sant Vicenç.

El pasado sábado los socorristas Cala Sant Vicenç, en Pollença, auxiliaron a una chica que sufría convulsiones. La rescataron y la trasladaron hasta la carretera, donde acudió una ambulancia que la trasladó a un hospital. Al día siguiente, una patrulla de la Policía Local de Alcúdia acudió a un domicilio, donde un joven de 34 años había sufrido un paro cardíaco. Los agentes hicieron huso del desfibrilador que llevaban, que le llegó a realizar tres descargas, lo que le permitió resistir hasta la llegada de una ambulancia. El hombre se recupera en el hospital de Son Espases.

Los peligos de dejar colillas cerca de los papeles

La alarma saltó esta semana en un domicilio de la calle de la Mimosa, situada en el barrio del Rafal Nou, a escasos metros del Camí Salard. Unas colillas dejadas en una mesa prendieron a unos papeles. Estos, a su vez, hicieron que el fuego se extendiera a las sillas y el humo inundó en pocos minutos la estancia. Los moradores salieron rápidamente a la calle para evitar resultar intoxicados y llamaron a los Bomberos. La alerta cundió en el resto del edificio. La rápida llegada de los servicios de extinción hizo que las llamas se sofocaran en apanas unos minutos y el humo se disipó tras abrir las ventanas. Pero supuso un toque da atención sobre el riesgo doméstico de dejar las colillas mal apagadas.

Cursos y desintoxicación  para evitar la cárcel

Durante esta semana coincidieron en dos Secciones de la Audiencia Provincial dos casos bien diferentes en los que los procesados se acogieron a medidas de reinserción para evitar su ingreso en prisión. Todo a través de acuerdos de conformidad de los abogados de la defensa con la Fiscalía. Así, un procesado se enfrentaba en la Sección Primera a seis años de cárcel por abusar de su sobrina de 11 años. Además de indemnizar a la víctima, el encausado se comprometió a realizar un curso de educación sexual. Con ello la pena de prisión se le redujo a dos años y evitó ingresar en prisión. Apenas unos minutos más tarde, un joven acusado se enfrentaba también a una petición fiscal de seis años y tráfico de drogas. El pacto redujo la pena a tres años, pero quedó en suspenso después de que el recién condenado se comprometiera a someterse a un tratamiento de desintoxicación de drogas y a no abandonarlo hasta recibir el alta.

Compartir el artículo

stats